Enviar
La salud en los adolescentes
No solo su cuerpo o su personalidad están cambiando, también sus hábitos de vida, que deben ser lo más saludables posibles; el apoyo de la familia es fundamental en esta etapa
Entrar a la adolescencia es una etapa de grandes cambios, tanto para los hijos como para los padres.
Por ello es fundamental darle importancia a este proceso para hacerlo más llevadero y para que se logre llegar con éxito a la vida adulta.
Adaptarse a una nueva imagen corporal, así como definir poco a poco su identidad a partir de nuevas experiencias y nuevos valores son algunos de los objetivos de esta época, según explica el Centro de Psicología Bilbao en su sitio web.
Se dice además que las familias son las que se ven más afectadas en este proceso, por lo que se recomienda calma, pues los cambios emocionales podrían generar conflictos.
A nivel físico, según dio a conocer el doctor Felipe Herrera, médico general del Hospital Metropolitano, se da principalmente la aceleración y desaceleración del crecimiento óseo y de los órganos internos.
“Durante esta etapa, el cuerpo experimenta un rápido crecimiento, que por lo general se extiende en un periodo de dos a tres años. Al finalizar, el adolescente tendrá la altura de un adulto”, explica.
La composición corporal también se ve afectada, ya que el peso se ve incrementado por el aumento de la masa muscular y la densidad de los huesos, además se da una redistribución de la grasa corporal.
En cuanto a la alimentación, la nutricionista Rebeca Hernández considera que la adolescencia puede ser la etapa más complicada para lograr el control de peso.
Los padres también requieren aquí un apoyo fundamental, ya que los jóvenes todavía dependen de ellos para la comida en el hogar, por ello es importante que promuevan hábitos saludables.
Entre los problemas más frecuentes en el tema de salud que menciona Herrera están los desordenes alimenticios como la anorexia y la bulimia.
La primera es descrita por el médico como una enfermedad mental que consiste en la pérdida de peso derivada de un intenso temor a la obesidad y conseguida por la propia persona, que se enferma a través de una serie de conductas. Afecta principalmente a mujeres entre 14 y 18 años.
“Por su parte la bulimia es un trastorno mental que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo en forma de ‘atracones’ y una preocupación exagerada por el control de peso corporal que lleva a la persona a adoptar conductas inadecuadas y peligrosas”, comentó.
A estos males se suman la obesidad, drogadicción y el alcoholismo.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios