Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


La rendición de cuentas y corrupción

| Sábado 13 septiembre, 2014


En artículos y seminarios he insistido sobre la necesidad de aprobar una “Ley de rendición de cuentas”


La rendición de cuentas y corrupción

Es de reconocer que la propuesta del Gobierno de D. Luis Guillermo Solís para que se apruebe una “Ley de rendición de cuentas y evaluación de resultados”, es muy positiva, y viene a llenar un vacío, dado que la reforma constitucional que se aprobó en 2000 y que estableció en el artículo 11 de la Constitución Política la obligación de rendir cuentas de todos los funcionarios, también indica: “La Administración Pública en sentido amplio, estará sometida a un procedimiento de evaluación de resultados y rendición de cuentas, con la consecuente responsabilidad personal para los funcionarios en el cumplimiento de sus deberes.
La ley señalará los medios para que este control de resultados y rendición de cuentas opere como un sistema que cubra todas las instituciones públicas”.
No obstante existir regulaciones sobre rendición de cuentas en la Ley de control interno, Ley de administración financiera y de presupuestos públicos y en otras disposiciones, es fundamental que se apruebe una Ley de rendición de cuentas y evaluación de resultados.
En varios artículos y seminarios he venido insistiendo sobre la necesidad de que se apruebe una “Ley de rendición de cuentas”, en otros aspectos por los actos que constantemente se dan sobre corrupción.
Un elemento sustancial se refiere a la pérdida de valores que de manera continua se ha venido dando en nuestro país. Es importante recordar que corrupción no solo es malversación de fondos públicos, sino que también es cuando se toman decisiones para favorecer a ciertos sectores o personas, o se utilizan los puestos públicos para servirse o para beneficios personales.
También es corrupción cuando se paga dinero para aligerar trámites o se da el tráfico de influencias. El señor Presidente señaló varios actos de corrupción en entidades de sector público y es pertinente recordar otros de gran impacto como la trocha fronteriza, la concesión de la carretera a San Ramón y la nueva refinería.
Se determinó que en algunos hubo corrupción y en otros inadecuado manejo y despilfarro de los fondos públicos.
Se debe dar un cambio sustancial en la cultura de los costarricense para que la transparencia y la rendición de cuentas sean parte del quehacer, con una actitud proactiva que permita un actuar regido por principios éticos y morales. En nuestro país no existe una cultura de rendición de cuentas, lo demuestra la situación que se dio con la compra de bonos al gobierno chino así como otros hechos que se presentan con frecuencia en el sector público como el caso de la donación de Taiwán.
En la cultura de la rendición de cuentas, a través de la gestión del servicio, se debe informar no solo sobre la legalidad de los actos, sino que debe considerarse también la eficiencia, eficacia, y economicidad con que la entidad y los funcionarios realizaron su accionar y cumplieron con los fines que la Ley estableció para la respectiva entidad. Elementos fundamentales para la rendición de cuentas son los valores, la cultura, el gobierno corporativo, el sistema de control interno y el sistema plan presupuesto. Respecto a la evaluación de resultados se deben tener herramientas como el presupuesto por programas y por resultados, los informes de gestión y la evaluación de los funcionarios.

Bernal Monge Pacheco

Consultor