Enviar
Jueves 27 Marzo, 2014

China está dispuesta a compartir el desarrollo con los demás por medio de una cooperación mutuamente beneficiosa y de ganancia compartida


La Reforma profundizada

En 2013, China conquistó flamantes éxitos en su desarrollo económico, traducidos en un PIB superior a los $9 millones de millones, un ritmo de crecimiento económico del 7,7%, una tasa de contribución del 30% al crecimiento económico mundial y un monto de 4 millones 160 mil millones de dólares de importación y exportación de mercancías.
La obtención de estos éxitos se debe a que China ha venido aplicando durante más de 30 años la política de reforma y apertura. Sin embargo, la reforma de China ahora se adentra en una “zona de aguas profundas”.
De cara a los nuevos problemas surgidos en el proceso de desarrollo, en la sesión plenaria del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y la de la Asamblea Popular Nacional recién clausuradas, se establecieron disposiciones concretas sobre la profundización integral de la reforma. Aquí, quisiera compartir con ustedes algunos aspectos principales:
Primero, profundizar la reforma en todos los sectores con la reforma del sistema económico como motor. El punto más importante consiste en la simplificación administrativa y la descentralización, haciendo que el mercado juegue un rol decisivo en la asignación de los recursos, liberando a plenitud la potencialidad creativa de toda la sociedad y permitiendo a toda la población compartir los frutos de la reforma y el desarrollo.
Segundo, estabilizar la velocidad de crecimiento por medidas flexibles. El Gobierno estableció la meta de conseguir un crecimiento del 7,5% del PIB para el año 2014 y solucionar el problema de empleo para 10 millones para mano de obra en las ciudades y poblados.
Tercero, encontrar una modalidad de desarrollo que sea científica y armoniosa, estabilizar el crecimiento económico y redoblar esfuerzos por hacer valer la innovación como fuerza motriz, para que el país pase de la cadena mediana y baja de la división sectorial internacional hacia la más alta y se dirija hacia un desarrollo más equilibrado entre las zonas urbanas y rurales así como entre las diferentes regiones, aumentando de continuo el empleo y el ingreso de los habitantes y mejorando de manera progresiva el ecosistema.
Es bien sabido para todos que el smog es el producto secundario del acelerado desarrollo económico de China, que ha afectado gravemente a la vida normal de la población.
Por lo tanto, el primer ministro, Li Keqiang, afirmó que: “China combatirá resueltamente la contaminación del mismo modo que luchó contra la pobreza”.
La apertura y la reforma, crecidas al compás, se alientan mutuamente. Al mismo tiempo de profundizar la reforma, China elevará sin cesar el nivel de la apertura al exterior, ampliará la apertura voluntaria omnidireccional, utilizará de manera positiva y eficiente el capital foráneo e impulsará la ulterior apertura del sector de servicios, con miras a hacer de China una óptima opción para los inversores foráneos.
En el futuro, con la creciente optimización del entorno para la cooperación sustancial entre los países, China está dispuesta a compartir el desarrollo con los demás por medio de una cooperación mutuamente beneficiosa y de ganancia compartida.

Song Yanbin

Embajador de China en Costa Rica