Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 15 Febrero, 2011



Surge la común sensación de que aún no hemos visto acciones claras para lograr reactivar la economía nacional

La Reforma fiscal no es un tema de amigos

Una de las principales metodologías de hacer un vox populi sobre un tema en particular y de interés común, son las reuniones entre amigos. Espacios de convergencia, en los cuales, las barreras profesionales, personales y de conceptos laborales desaparecen y se expone el sentir explícito de la opinión pública sobre un particular.
Precisamente, recién, me expuse a un espacio de diálogo familiar y de amistad en el cual la Reforma Fiscal propuesta por el ejecutivo fue el tema de discusión.
El país en este momento se encuentra en un verdadero vox populi, en sus diferentes extractos sociales, teniendo como plato fuerte el proyecto de ley de interés, cuya gran discusión radica en si la sociedad podrá soportar las nuevas directrices impositivas.
Bajo dicho marco, es importante consultarse si el ejecutivo iniciará una negociación en los puntos de preocupación o interés por sector. Con propuestas claras y concretas.
Fue importante escuchar como el costarricense entiende que la Reforma propuesta no es suficiente para cubrir el déficit, ni para este, ni el siguiente gobierno. Entonces surge la común sensación de que aún no hemos visto acciones claras para lograr reactivar la economía nacional.
En el último informe del Banco Central, por segundo mes consecutivo tenemos números claros de la desaceleración económica. El empleo generado en el último año se ha incrementado y la escasa estabilidad es producto de la contratación del sector público.
Es momento de organizarse. Llegó el tiempo de establecer una mesa de diálogo participativa de los diferentes sectores involucrados; de conocer el impacto real al sector productivo y a la sociedad en general.
En definitiva, es preciso afirmar que la opinión pública es un excelente termómetro para conocer los indicadores del pensar de los diferentes sectores del país, por lo que debe ser una herramienta que el Poder Ejecutivo considere como inevitable en esta “mesa de amigos”, para obtener los mejores resultados para todos.

Monica Araya