Enviar
Martes 2 Febrero, 2010

La importancia de que votemos el 7 de febrero

Al acercarse las elecciones para presidente, diputados y regidores, es fundamental que los costarricenses vayamos a votar, y que no sea una minoría la que determine quienes sean nombrados en los puestos de elección popular.
A pesar de que Costa Rica ya no es la Suiza Centroamericana, seguimos siendo un país privilegiado, con una sólida democracia, aunque algunos han querido convertirla en un país que beneficia a los que más tienen, provocando que la desigualdad social y la pobreza se incrementen.
En estas elecciones se va a decir si queremos seguir con el modelo de desarrollo que potencia al sector privado y al empresario. Al aplicar este modelo de desarrollo para nuestro país ya se dio la apertura en las telecomunicaciones, la apertura en seguros, se dio la concesión de puertos en el Pacífico y se está negociando la concesión de puertos en Limón. Se ha dado también un gran impulso al desarrollo turístico con inversión extranjera. Se pretende también dar un mayor impulso a la concesión de obra pública y el último evento es la propuesta para abrir el mercado de la producción eléctrica.
Es fundamental que haya una mayor participación de los costarricenses con propuestas y planteamientos, que puedan encauzar a Costa Rica por senderos de solidaridad, honestidad y se restablezca la seguridad ciudadana. Hacen falta personas como Mauro Fernández, Roberto Brenes, Francisco Orlich y Rodrigo Facio, que siempre tenían una gran congruencia entre lo que decían y lo que hacían y pensaban siempre en lo mejor para el país.
Es bueno tener presente lo que expresaba el recordado humanista, el papa Juan Pablo II en el sentido de que “la mayor amenaza de las sociedades de hoy no viene de quienes quieren destruirla, sino de la pérdida de unos valores, que siendo cristianos, son valores universales”.
Es fundamental que los costarricenses elijamos líderes que cuenten con un amplio sistema de valores como la transparencia, honestidad y creatividad. Deben ser muy flexibles, a efecto de ser capaces de adoptar el cambio y de utilizarlo de manera socialmente beneficiosa.
Es importante tener presente también el carácter del liderazgo en una sociedad, que puede determinar cómo le va a ir en un ambiente de cambio. Asimismo el verdadero liderazgo puede definirse significativamente dentro de un contexto social, es decir las visiones de los líderes y los valores deben tener como fundamento normas que beneficien a la sociedad. El liderazgo debe propiciar cambios que se traduzcan en una mejora social para la mayoría de los costarricenses.
Finalmente, me permito tener muy presente a nuestro recordado poeta Jorge Debravo “Tenemos la obligación de luchar por un mejor destino para el hombre. Por un destino maravilloso. No nos es permitido ser observadores o simples testigos de la lucha de los pueblos. En una época como ésta, ser neutral es traicionar el destino del hombre”.
Por lo que es fundamental que los costarricenses tengamos una amplia participación en las elecciones que se avecinan y manifestemos claramente nuestros criterios.

Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo