Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 24 Junio, 2014

Pinto pudo, señor Presidente; con su determinación y el apoyo del Sector Productivo, Ud. también podrá


Trotando Mundos

La gira a USA del Señor Presidente

Tuvimos el honor de ser invitados por el Señor Presidente a su exitosa gira por los Estados Unidos. El vigor que puso para demostrar a los inversionistas su determinación por mantener un ambiente propicio para quienes sigan instalándose en Costa Rica habrá de tener un impacto importante en los próximos meses. Más aún, ya en el oeste recogió un nuevo proyecto de INTEL.
La gira que organizó CINDE se inició en California y se trasladó a Nueva York, donde nos le unimos tres miembros de UCCAEP invitados personalmente por el Señor Presidente, para demostrarle al mundo el inquebrantable apoyo del Sector Productivo. Además estuvo un día en Washington, D.C., con tres importantes organizaciones empresariales, oportunidad en que por nuestro vínculo con AMCHAM y sus fuertes nexos allí, fuimos los únicos del grupo neoyorkino en acompañarlo.
El primer día en la ciudad de los rascacielos hubo un almuerzo con inversionistas en el que se dieron dos formidables testimonios por empresas extranjeras instaladas en Costa Rica, uno de éstos por doña Tara Polanco, Site Leader de Procter & Gamble y miembro de la Junta Directiva de AMCHAM.
En la capital se reunió con un think tank llamado Inter American Dialogue; con la CEAL, poderosa organización empresarial continental a la que pertenecemos personalmente a través del capítulo de Costa Rica; y con el Council of the Americas, organización empresarial norteamericana de muy alto nivel con la cual AMCHAM mantiene una sólida relación.
En todos estos foros el impacto del Presidente se hizo sentir de inmediato. Dejó el suelo bien fertilizado. Con un actor de Oscar como él (no dudamos que lo será también en otros viajes), la película gustó mucho.
Ahora viene lo difícil. Nos enfrentamos con una situación interna que las compañías instaladas conocen y están sufriendo, y que plantea retos muy serios a la sobrevivencia de nuestro maravilloso portafolio de compañías extranjeras. Esas mismas que han traído prosperidad y buenos empleos a los costarricenses. He aquí algunos de esos retos:
El costo ineficiente de una electricidad producida por un monopolio público cargado de “costos ocultos” que prefiere importarla del extranjero, a precios muchos más altos, que permitirle a los productores nacionales generarla.
Una infraestructura que pide a gritos un puerto moderno en el Atlántico, pero don Ottón y sus amigos sindicales no permiten las inversiones monumentales que cambiarían la situación porque desnudarían la ineficiencia y corrupción de los reyes de Limón.
Carreteras que dan vergüenza, producto de décadas de chorizos y chizas, las que hay que mejorar pero no bajo el método de urgencia que le permite a los depredadores incorporar “comisiones” que hoy día son mayores que las utilidades de quienes construyen la infraestructura, dejando poco para la obra en sí.
Ausencia de un tren en serio que cubra todo el territorio, como en Europa, y que de no ser por Miguel Carabaguiaz, no prestaría ni el pequeño pero valioso servicio actual.
Y el más grave y difícil problema de resolver, el de las gollerías de los sindicatos de empleados públicos, con privilegios cada vez más grandes a los que ninguna reforma fiscal ni sacrificio adicional de los costarricenses podrá satisfacer, y que ni siquiera dan por resultado buenos servicios.
Podríamos seguir pero ya los hemos hecho tantas veces que sería abusar de quienes nos conceden la gentileza de leernos.
Pinto pudo, señor Presidente; con su determinación y el apoyo del Sector Productivo, Ud. también podrá.

Humberto Pacheco A.
[email protected]