Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


La familia en la empresa: desarrollando nuestra cultura

| Sábado 27 agosto, 2016


La familia en la empresa: desarrollando nuestra cultura

Lucía Agüero Chávez, PhD.
Vicepresidenta Cacef

Cuando hablamos de empresas familiares y su fortaleza, necesariamente debemos hacer alusión al tipo de participación de sus integrantes en el negocio, pues sin ellos no hay empresa, sería impensable lo contrario.
En la actualidad existen diversas posiciones respecto a la participación de la familia en la empresa, hay quienes en forma tajante plantean la expulsión de la familia a partir de la tercera generación, hay otros que defienden que del emprendedor, se debe pasar a un estilo de administración completamente externa y, hay quienes pensamos que la vida de una empresa familiar es un proceso sistematizado que debe irse construyendo con los recursos que se tienen y los que se van adquiriendo en la experiencia de la familia empresaria.
Esto nos permite transitar por un nuevo escenario donde las nuevas generaciones de una empresa familiar pueden irse posicionando en los roles que la familia decida y que su organización empresarial amerite. Es decir, integrándose al modelo que se planeó para esa generación.
En el transcurso de la conformación y consolidación de una empresa familiar se dan diversas etapas y por ende diversos conflictos que llegan a determinar el rumbo de esa empresa en particular; sin embargo, algo siempre presente es que los miembros de la familia, independiente de las generaciones que pertenezcan van a incorporase a la empresa y a sus circunstancias de acuerdo con la formación y capacitación que la familia misma le dé a ese miembro de la nueva generación.
Por ejemplo; si la generación en turno forma a sus hijos fuera de la cultura de empresa familiar, es muy probable que ese joven profesional guarde una distancia con los negocios de la familia y que migre en busca de sus sueños lejos de la empresa familiar, incluso algunos se niegan a reconocer que pertenecen a una familia empresaria, alegando incluso, vergüenza. Todo esto es producto del proceso que usó la familia empresaria para formar y educar a sus generaciones descendientes con relación a la empresa y sus alcances en la familia.
Situación contraria, es cuando la familia empresaria cuenta con un proyecto de formación y desarrollo de las generaciones descendientes. En este caso los miembros de la familia tienen una comprensión del negocio y de sus diversas etapas y momentos, generándose una participación responsable, sin importar la posición; es decir puede ser dentro de la operación, puede ser como socio responsable o simplemente como heredero pasivo de un patrimonio.
La actitud de las nuevas generaciones la va a determinar el proceso responsable e histórico de formación y capacitación que la familia programe e implemente para crear cultura en las generaciones de relevo.