La esperanza de un planeta
Este 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente ante el desafío planetario de combatir el más alto cambio climático global para sobrevivencia de la humanidad. / Shutterstock
Enviar

Los ardientes rayos solares hacen brillaren la cúspide de los itabos sus blancas flores que también sirven de alimento para los humanos. Estamos en San Ignacio de Acosta.
Los hermanos “Toño” y Hugo Fallas, ambos agricultores de la región, alertan el fenómeno sensorial transmitido por la naturaleza con una escalofriante sentencia: “si no llueve, seguirán floreciendo los itabos, ¿cuándo se ha visto tal cosa en junio?”.
“Verano en invierno”, explica Darner Mora, director del Laboratorio Nacional de Aguas de Acueductos y Alcantarillados (AyA), y agrega: “en el caso del recurso hídrico, el efecto invernadero causado por las emisiones de dióxido de carbono (CO2) provoca sequías, inundaciones y tormentas”.
Para Mora, el cambio climático global, CCG, está intensificando las vulnerabilidades que afectan a la humanidad, principalmente a los pobres, al imponer más penurias sobre su desarrollo humano. 
Pero además, la salud está en elevadísimo riesgo, porque el cambio climático mata: en Costa Rica, durante los últimos diez años, “la población ha perdido 170.403 años de vida saludable y libres de discapacidad debido a enfermedades ligadas a factores ambientales”, de acuerdo con el informe Ambientes Saludables y Prevención de Enfermedades , de la Organización Mundial de la Salud, 2016.
Es decir, elintenso verano del se quejan los Fallas, por falta de lluvia, tiene como repercusión una pérdida en sus vidas saludables y en las de miles de costarricenses.
Al otro lado del mundo, en el Oriente Medio, existe una gran presión sobre el agua, “ya que muchos de los 14 países de la región presentan una disponibilidad hídrica per-cápita por debajo del umbral de la escasez de agua. Por otro lado, la disminución de los glaciares plantea amenaza a más del 40% de la población.  Por el contrario, en otras zonas habrá inundaciones.
En Costa Rica, de acuerdo con el modelo “Pricez” del Instituto Meteorológico Nacional, ya se observó una disminución de un 10% en las lluvias.  En Liberia, la disminución será de 330 mm anuales y el aumento de la temperatura de 3.15 °C en el año 2100”, según Darner Mora.
Huele a madera quemada,.Miriam, la esposa de “Toño”ha prendido la cocina de leña para preparar una olla de carne. La pareja invita a almorzar, con la dadivosa humildad que caracteriza a la cultura de los campesinos costarricenses; luego de encender el fogón, Miriam se sienta enfrentando las montañas,y con ojos de esperanza dice: “ay, fuera a llover hoy”.
Los esposos tienen una ventaja para entender por qué siguen floreciendo itabos. Su hijo, Javier Fallas Díaz, ingeniero agrónomo graduado de la EARTH y gerente de la empresa ECOZONA, explica: “aquí muchos se preguntan ¿por qué vemos cambios importantes en las plantas?Se ha observado que no crecen tan rápido, floraciones en ciclos que no corresponden. Los factores que contribuyen a esa dinámica son el agua, temperatura y el suelo”, todos alterados por el CCG.
Melvin, hermano de Javier, va a sacar yuca fresca de la tierra para el almuerzo que prepara su madre. El suelo está árido, abraza las ramas del tubérculo cuestionándose:“¿qué hace la humanidad, hacia dónde va este planeta?”.
¿Vamos hacia lo que Mora llama un “rumbo suicida”, sino se toman las precauciones necesarias?
Candilejas entrevistó a la costarricense Chritiana FigueresOlsen, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de la Organización de Naciones Unidas, ONU,  sobre el Cambio Climático (CMNUCC)y líder en el histórico Acuerdo de París 2015.
Antecede al Acuerdo, en 1997, la firmadel Protocolo de Kyoto, primer consenso internacional  vinculante,en el que un grupo de países desarrollados se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, se trató de una negociación internacional que comprometió a ciertos países para actuar significativamente en favordel medio ambiente.
“La sopa está lista”, anunciaMiriam, cuando la temperatura ya alcanza los 28 °C en Acosta, y la esperanza de la lluvia es barrida por el engañoso “viento de agua” que cae desde los cerros de Llano Bonito.
Mientras París “marca un antes y un después”, dice Figueres, Kioto es de suma importancia para que en el futuro, estos 28 °C de calor puedan disminuir a 26°C, ¿sabe por qué?¿Qué es el Acuerdo de París? Y, ¿cuántos países lo firmaron? ¿Lo hizo Costa Rica?¿Conoce cuántas décadas tomará disminuir solo 2 °C en la temperatura global?. •

Léalo el próximo viernes en Candilejas.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Redactores y Editores Jefes
[email protected]

Fuente: Gore, Al. “Una verdad incómoda. La crisis planetaria del calentamiento global y cómo afrontarla”. Ed.Gedisa S.A. 2007. / C. Figueres, comunicación por correo electrónico, 11 de marzo 2016.

Ver comentarios