Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



CANDILEJAS


La cultura de la moda

Candilejas [email protected] | Sábado 13 septiembre, 2014



La cultura de la moda

 

¡Hola Julián! … ¡Hola Mariana! Son dos adolescentes que al encontrarse echarán de inmediato un vistazo a la ropa del otro.

Ambos probablemente quieren vestir de un modo que los distinga de sus padres y en general de los adultos. Buscan una apariencia que les permita ser aceptados por grupos de chicos y chicas de su edad.

Además, verse diferente es a veces para los adolescentes un signo de protesta, como en los llamados “góticos”, por ejemplo.

 

Históricamente la moda siempre ha dicho algo

Cuando cambiaron las condiciones de trabajo - a partir del siglo XIX - ligadas a la evolución en la producción y a la organización política del mundo de los obreros, se produjeron cambios importantes incluidos los de la moda.

Sociólogos como Durkheim y Halbwachs ven que la definición de “clase social” debe apoyarse en los hábitos de consumo de las familias. La ropa distingue  o aparenta distinguir  a los individuos sobre la clase a la que pertenecen.

La mujer, en su lucha por adquirir los mismos derechos que el hombre, llegó a vestirse con sacos masculinos y usar grandes hombreras, quizás para mostrarse con espaldas y hombros parecidos a los de los varones.

En  un momento dado, calzaron enormes botas - como las que usaban los soldados -  y pisaban fuerte para derrotar la imagen de debilidad  que se les había imprimido.

 La escritora Margaret Fuller dice: “Aunque lo masculino y lo femenino hayan sido dos lados del gran dualismo radical, siempre se están entremezclando”. Nos encontramos así ante una seducción andrógina. La moda introduce lo híbrido.

Las mujeres se cortaron un buen día el cabello tipo “garzón” después de que lucirlo largo era infaltablemente la identidad femenina.

Hoy la mujer se siente libre, vive una cultura y unos derechos más semejantes a los de los hombres, aunque algunos no han asimilado esta realidad y la rechazan ejerciendo violencia física o sicológica.

Pero ellas, en esa nueva libertad adquirida, se someten a veces incluso a peligrosas cirugías para lucir mejor y las razones pueden ser varias: sicológicas (baja autoestima), salud, trabajo (modelos y actrices), etc.

Algunas creen quizás hacerlo por su propio gusto pero los sicólogos explican que se trata de falta de seguridad en sí mismas, o miedo a no ser aceptadas  y deseadas por el sexo contrario. “Mujeres y hombres en general necesitan sentirse aceptados por la sociedad”, dice el sicólogo Rafael León.

Hoy tenemos una moda femenina de enormes escotes y diminutas faldas. Con tacones de una altura que puede llegar a deformar los pies y la columna vertebral de quienes los usan.

¿Qué nos dice esta moda? ¿Qué significa en realidad? Según Chris Carson, muchas mujeres de estatura baja, como la reina María I de Inglaterra, usaron tacones altos para obtener un sentimiento de poder.

Pero los zapatos de tacón alto también fuerzan cambios en la postura que resultan en una caminata sexy y ondulada. Las piernas también se ven más largas, resultando atractivas para ambos sexos.

La manía por los zapatos de tacón alto exhibida por el personaje Carrie en “Sex and the City” es muy conocido, y las celebridades de Hollywood y otros ejemplos de la élite social son vistas frecuentemente saliendo de sus limusinas a la carpeta roja con tacones altos. Por esta razón, muchas mujeres se sienten más glamurosas cuando los usan.

Y desde luego, mucho nos dice también la moda masculina. Quizás usted quiera investigar.  Puede empezar por…¿qué desea expresar con su atuendo o forma de presentarse?.

 

Carmen Juncos

Ricardo Sossa

 

Editores jefes de Candilejas