Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


La resaca electoral

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Miércoles 07 febrero, 2018


La resaca electoral

Concluyó la primera etapa de este proceso electoral, y tal y como lo establece la Constitución Política, en abril, próximo Domingo de Resurrección, nos corresponderá escoger finalmente quién regirá los destinos de Costa Rica.

El resultado no deja de sorprender a unos y otros, y para muchos no era lo esperado.

Los que se ganaron el tiquete para el balotaje, agrupan aproximadamente el 46% de los electores, con el peso de conquistar ahora a parte de ese 54% que no simpatizó con sus propuestas.

Tenemos una realidad política nueva, y con nuevos agentes que tienen un papel importante en el escenario político.

El Partido Liberación Nacional y Acción Ciudadana obtienen los peores resultados de su historia, el primero no supera el 20% colocándose de tercero en la elección del Ejecutivo, mientras que el segundo apenas lo hace y se gana uno de los codiciados espacios para el balotaje.

Quedan los verdiblancos con una fracción reducida en una curul, y los rojiamarillos pierden tres asientos en Cuesta de Moras.

El partido de Juan Diego Castro luego de liderar las encuestas fue desplazado a un quinto lugar, sin lograr alcanzar el 10% y le permite alcanzar cuatro curules.

El Movimiento Libertario quedó reducido a cenizas y sus competidores los Liberales Progresistas no lograron calar en el electorado.
Vamos, una alternativa que ofrecía un aire fresco en el Congreso con propuestas muy de avanzada, tampoco logró atraer suficientes votos para lograr un escaño.

La Unidad Social Cristiana, a pesar de no haber alcanzado el anhelado avance a una segunda ronda, se posiciona como uno de los grandes ganadores de la jornada, logra un incremento del un 6% a un 16% en estas elecciones, y consolida su fracción legislativa ampliándola una vez más.

El nuevo agente en el ajedrez electoral es Restauración Nacional que por primera vez logra optar a la Presidencia de la República y amplía su fracción en 13 asientos.

El Republicano quedó relegado a un 5% y dos diputados.

El Frente Amplio se ve reducido a su estado original de ser bancada unipersonal en el Congreso, como lo ha sido desde su nacimiento. No logró, a pesar de tener una fracción considerable estos últimos cuatro años, capitalizar esa oportunidad, y la popularidad de su excandidato de 2014, ahora diputado que repite, no fue lo suficiente como para lograr que el descalabro fuera menor.

Cambia por mucho la realidad política de Costa Rica, los partidos tradicionales no tendrán oportunidad de regresar a Zapote.

En el caso del PLN deberán entrar en un análisis profundo de estos resultados. El PUSC, a pesar de su éxito también, ya que no fue suficiente el avance.

Ambos partidos tienen figuras que pueden levantar su bandera.

Por un lado gravitará el expresidente Figueres, y su rival Arias; y en la acera de enfrente, el excandidato Piza queda bien posicionado y con credibilidad, y aparecen nuevas figuras que eventualmente podrán aspirar a ser candidatos, incluidos los hoy diputados Rafael Ortiz, Gerardo Vargas, y la economista Edna Camacho, parte de la fórmula propuesta en este proceso.

Escoger no será fácil, hubo un desenlace inesperado y muchos nos preguntamos: ¿Ahora qué?

Hay resaca electoral.

Ambas campañas se ajustarán para esta segunda etapa, y queda por ver qué alianzas, si alguna, se concretan.

Lo que sí podemos decir con orgullo todos los costarricenses, es que el papel del Tribunal Supremo de Elecciones, una vez más, fue ejemplar.