Logo La República

Viernes, 6 de diciembre de 2019



COLUMNISTAS


La ralentización de la economía continúa en 2019

Miguel Angel Rodríguez [email protected] | Lunes 04 febrero, 2019


El Programa Macroeconómico del BCCR para 2019-2020 nos confirma que —como era de esperar incluso a causa del indispensable ajuste fiscal— la ralentización de la economía nacional continuará este año y que el inicio de su recuperación se queda para 2020. Un crecimiento económico mayor es indispensable para disminuir el desempleo, la pobreza y la desigualdad. Para crecer más aceleradamente —dentro del marco institucional vigente— deberemos actuar con determinación en resolver sus estrangulamientos inmediatos. Para aumentar la tasa de crecimiento potencial, crecer más y ser exitosos en vencer nuestros problemas sociales, debemos sin miedo hacer cambios estructurales.

Al inicio de cada año economistas y banqueros, periodistas y analistas, dirigentes de trabajadores y de empresas esperan con enorme interés la presentación del Programa Macroeconómico del BCCR con la opinión del Instituto Emisor sobre los sucesos de la economía nacional en el año anterior, sus expectativas sobre los asuntos locales e internacionales que influirán en el comportamiento económico en el año en curso y el siguiente, y los objetivos e instrumentos de las políticas que seguirá esa institución.

La semana pasada se dio ese evento en un ambiente cargado de dudas y esperanzas.

Dudas provocadas por las dificultades de financiar el gasto público en 2018, por la ralentización de la economía que se viene generando desde mediados de 2015, por la discusión sobre la efectividad de las medidas adoptadas para redirigir la Hacienda Pública en una sana dirección, por el enorme tamaño de las necesidades de financiamiento del gobierno para el primer semestre de este año, por la rebaja en la calificación de nuestra deuda pública otorgada por tres calificadoras de riesgo, por la anunciada desaceleración de la producción y el comercio mundiales y por la posible —aunque ahora menos probable— política de los bancos centrales de las economías más desarrolladas de seguir políticas monetarias austeras para reconstituir sus balances y mejor prepararse para la siguiente recesión.

Esperanzas por la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, por los resultados fiscales de 2018 mejores a los esperados, por la estabilización del mercado cambiario después de su agitación en octubre y noviembre, por el nulo impacto adicional sobre el valor de los bonos costarricenses que causó la caída en la calificación de riesgo del país, por la esperanza de mejores términos de intercambio (disminución del precio promedio del petróleo), por la confianza que ha generado el equipo económico que asumió el año pasado.

En 2018 el crecimiento de la economía nacional (2,7%) fue menor al esperado en la revisión de mediados de 2018 del BCCR (3,2%). Esa institución atribuye esa caída a dos causas principales. Por una parte la situación que viene viviendo Nicaragua desde abril pasado que disminuyó nuestras exportaciones a ese mercado y a los países del Triángulo Norte. Por otra parte a la huelga en los servicios públicos que sufrió el país. Por darse esa huelga no se contabilizan como parte del PIB los gastos efectuados en servicios que no se prestaron. Sin la huelga el PIB hubiera crecido un 3,1% Las finanzas públicas sufrieron el costo del pago de salarios que nada produjeron, y cuyo valor ya no podrá recuperarse.

Por razón de esa huelga y considerando que esa injustificada interrupción de servicios públicos no se repetirá en 2019, la tasa de crecimiento de este año será mayor a la de 2018 y a la que se habría dado de no haberse sufrido la interrupción de servicios públicos el año pasado. Esto porque crece desde una cantidad menor para alcanzar el mismo PIB previsto para este año.


Porcentaje de crecimiento del PIB


Porcentaje de crecimiento del PIB



2016 2017 2018 2019 2020
Sin huelga 4,2 3,4 3,1 2,8 3,0
Con huelga 4,2 3,4 2,7 3,2 3,0


Los datos producto de la huelga ocultan que la ralentización de la economía —iniciada a mediados de 2015— se prorrogará durante este año.

Estas tasas de crecimiento son muy bajas desde 2017. Están por debajo de la tasa de crecimiento potencial estimada por el BCCR en 3,5%, la cual sigue siendo baja para una economía que desee disminuir aceleradamente la pobreza y convergir hacia los niveles de producción y consumo de los países más desarrollados.

Por eso —además de las medidas para financiar y continuar resolviendo el desequilibrio fiscal con base en la reforma felizmente aprobada el año pasado— debemos también, sin miedo, efectuar los cambios estructurales que nos lleven a una pauta más acelerada de crecimiento económico. 



NOTAS ANTERIORES


La reducción de impuestos es una necesidad

Jueves 05 diciembre, 2019

Tomar la decisión de políticas inéditas en el país para dinamizar la economía, es un reto difícil para los que ven en el estado el gran paraguas protector

Consejos electorales que no me aceptaron

Miércoles 04 diciembre, 2019

Casi la mitad de los candidatos a Alcaldes aspiran a la reelección de su puesto, aún cuando algunos de estos son cuestionados de su gestión







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.