La pyme exponencial
Enviar

¿Han escuchado hablar de organizaciones exponenciales? Son organizaciones que aceleran la producción de bienes y servicios, y experimentan además un crecimiento acelerado.

Por ejemplo, una empresa grande mundial que tardaba unos 20 años en crecer en los años 90s, ahora crece lo mismo solamente en dos años (vean algunos datos de Forbes).

Claro todo esto parece discusión de otro mundo. Todos los ejemplos son con empresas como Uber, Facebook, Google y empresas de tecnologías como esas comparadas con grandes empresas establecidas como Procter & Gamble, Nokia y otras.

¿Podrá una pyme, ser una empresa exponencial?

Para mí la respuesta es un definitivo SI.

Pues la empresa es exponencial por sus acciones, no por su tamaño. El crecimiento exponencial es el resultado de acciones concretas. Son esas acciones y su forma de ejecutarlas, lo que permitirían que una pyme experimente un crecimiento acelerado. El crecimiento exponencial puede ser en decenas de miles, cientos de miles o millones de dólares, no interesa y depende de ustedes. Lo importante es la velocidad de crecimiento.

OK, muy bien, pero... ¿Cómo?

En principio hay prácticas que podemos aprender para acelerar el crecimiento de nuestras pyme, estas acciones dependen de ustedes mismos.

Solamente los y las dueñas de pyme pueden transformar su empresa en una organización exponencial. 

Acá les muestro algunas herramientas que pueden ser útiles:

  • OKR (Objective Key Results), una metodología para organizar su empresa.
  • “Jobs to be Done”, una metodología para definir tipos de clientes.
  • Prototipado rápido y desarrollo rápido de productos y servicios.

Voy a dividir estas metodologías en tres partes, y en esta columna sólo hablaré de usar OKR.

Objetivos y resultados clave

Esta forma de monitorear el avance de su empresa es bastante sencilla.  Empresas como Intel y Google la utilizan, y creo que es bastante útil para pyme. Hasta hace poco la estoy utilizando en mi propia organización y nos ha parecido bastante directa y útil. Así se utiliza:


Primero: definir objetivos

Este objetivo es cualitativo, sin números, y debe estar definido con un tiempo meta de lograrlo.  Es también inspirador o motivador. Responde a la pregunta ¿Qué se logra con mi trabajo?

Un objetivo (OB) por ejemplo sencillo, sería:

  • OB: Lograr presencia digital en mi empresa (2 meses)

Segundo: definir resultados clave

Definir tres resultados clave para cada objetivo.  Pueden ser más, pero tres son suficientes.  La idea de los resultados clave es que estos miden algo real, deben ser cuantitativos.  En particular miden:

  • Crecimiento
  • Ingresos
  • Rendimiento
  • Compromiso de clientes o usuarios
  • Calidad

Los resultados clave responden a la pregunta ¿Cómo sé que he logrado mis objetivos? Continuando con el ejemplo anterior, podemos definir los siguientes resultados clave (RC):

  1. RC1: Aumentar un 30% likes en mi página de facebook
  2. RC2: Aumentar interacción digital con clientes en un 50%
  3. RC3: Aumentar ventas digitales en un 30%

Tercero: definir tácticas

Una táctica es una acción concreta que me lleva al objetivo.  Lo más sencillo es elaborar una lista de tácticas a ejecutar:

  • Concursos de likes en facebook
  • En ventas, agregar material o premios adicionales si el cliente entra a mi página web o facebook
  • Crear contenidos explicativos en Facebook, que instiguen a preguntas de usuario
  • Generar contenido valioso en redes sociales que haga que las personas compartan mis “posts”
  • Mejorar el diseño de mi página web, para que clientes puedan comprar a un-click
  • Agregar productos relacionados para que clientes agreguen más a su carrito de compra

Cuarto: evaluar resultados

Si yo defino que en un tiempo corto se deben cumplir mis resultados clave, simplemente mido los resultados y evalúo.  Acá lo importante es asegurar que las tácticas se ejecutaron bien. Si estas no se ejecutan bien, será difícil valorar si el resultado es producto de mi mal desempeño o de un problema más de mercado, de mis productos o servicios o de competencia.

En este tipo de metodología, no hay nada garantizado, pero definitivamente puede abrir muchas posibilidades y oportunidades. Creo que puede dar foco y orientación, y un sentido de tener metas concretas y medibles.

Les dejo esta plantilla que desarrollamos para que les ayude en la organización de sus OKRs. Si las aplican, cuéntenos cómo le fue, pues yo y otras Pymes se lo agradeceremos.

La otra semana les hablaré de la metodología “Jobs to be Done”, yo la he utilizado y es muy útil, pero luego les cuento...

Tomás de Camino Beck, Ph.D.
Co-Director, Fundación Costa Rica para la Innovación
Presidente, Asociación de Gestores de Innovación
Co-Director, Especialidad de Innovación y Emprendimiento, Universidad LEAD

[email protected]
+506 4001-6579
www.funcostarica.org

Ver comentarios