¡El pretexto para no emprender!
Enviar

Desde que el ser humano tiene conciencia, ha tenido un conjunto de sentimientos y algunos, como el miedo, han jugado un papel determinante a la hora de asegurar la supervivencia.

Hoy en día sentimos lo mismo que sentíamos hace mucho tiempo atrás, pero por motivos bastante diferentes.

Sentimos miedo de no ser como los demás esperan que seamos, miedo al rechazo, miedo al fracaso, miedo a muchas otras cosas. Son innumerables los miedos y con ellos las excusas que impiden a personas talentosas tomar lo que tienen y aventurarse en el mundo del emprendimiento.

Por ello, es importante diferenciar entre las verdaderas excusas que son provocadas por el miedo al cambio y aquellas que son razones que no nos permiten tomar decisiones. 

La mayoría de las personas amamos las excusas como medio ideal para no asumir desafíos que nos retan tanto física, como mental y emocionalmente. Si este es su caso, quizás se encuentre atado a uno de estos típicos pretextos. 

¿Cree ser muy joven o muy mayor para emprender?

Esta es una de las excusas más típicas. Ser joven o ser mayor no es ninguna ventaja en el entorno emprendedor.

Por el contrario, al ser joven tenemos toda la energía para asumir los desafíos y convertir nuestras ideas en realidad, así que, no se vale decir que aún no ha llegado nuestro tiempo.

Por otro lado, ser mayor, lejos de convertirse en una desventaja es una forma de afrontar los desafíos con mucho más conocimiento y experiencia.

¿Piensa que el dinero es lo más importante para iniciar su emprendimiento?

No tener dinero puede ser una realidad, pero también es una de las excusas más fuertes para detener su proyecto y no seguir lo que verdaderamente le apasiona.

Tomando esto en cuenta, es importante entonces el ser realistas y reconocer con lo que contamos y con lo que no. Como regla principal para emprender, es importante tener una idea bien fundamentada, pensada y vendible, antes de empezar a buscar inversión y gastar nuestro dinero.

¿Se dice a si mismo no tener tiempo para iniciar una actividad extra?

Quien quiere hacer algo, encuentra el momento oportuno para hacerlo. Nuestro día se divide en 24 horas de ellas 8 las destinamos a descansar, 8 a trabajar, esto nos deja otras 8 horas a nuestra disposición.

Por lo tanto, puedes aprovechar las horas que dedicas al ocio y trabajar en ese proyecto que te apasiona. Claro está que no puedes realizarlo todo de un día para otro, pero si empiezas a distribuir las tareas una a una los resultados serán notorios.

¿Se cuestiona constantemente si será bueno o si tendrá el talento?

“Siempre sabes algo más que los demás” y en emprendimiento es fundamental creernos esa frase. La mayor parte del tiempo la excusa surge porque el emprendedor visualiza puntos específicos y al encontrar que tan solo una donde sus habilidades no están desarrollada, cree que todo está perdido.

Si usted está pasando por esto le decimos ¡tranquilo, no todo está perdido!

No tiene que ser “soyla” para hacer todo, al contrario, debe buscar las áreas de su potencial y rodearse de personas que aporten a sus puntos menos fuertes.

No conozco a nadie que haya salido de su zona de confort sin haber tenido miedo y haber corrido riesgos. Es importante que el emprendedor se haga preguntas que puedan aportar a favor de su idea. Recuerde, el deseo alienta la idea que como emprendedores queremos desarrollar, pero las excusas nos frenan el seguir lo que nos apasiona.


Autor: Kennys Maltêz Ruíz
Puesto: Coordinador de Programas
Compañía: Yo Emprendedor
Correo electrónico: [email protected]
Teléfono: 4101-8193



Ver comentarios