Logo La República

Jueves, 26 de mayo de 2022



FORO DE LECTORES


La oposición que el país necesita

Jonathan Prendas jonathan.prendas@gmail.com | Lunes 07 marzo, 2022

Prendas

Jonathan Prendas

Diputado Nueva República

Tras los resultados de la primera ronda electoral, es necesario constituir una robusta oposición que atienda las necesidades de los costarricenses y enfrente con valentía los proyectos que resuelvan los problemas de empleo, desigualdad y pobreza, la agenda de trabajo debe girar en los intereses del país y no en los personales de una u otra persona… las alianzas deben ser temáticas, no personales.

El enfoque de la verdadera oposición debe concentrarse en preparar una agenda patriótica, en analizar las posturas e ideas de los partidos/figuras que continúan en la contienda electoral a fin de identificar los puntos de confluencia y disenso, para ofrecer respuestas, equilibrio.

La oposición debe ir en contra de las recetas sin rostro humano, que pueden ser útiles para ganar las elecciones pero que –como hemos experimentado tras ocho años de desastrosos gobiernos PAC- son sumamente nocivas para nuestra economía y para reparar el deteriorado tejido social costarricense.

Es la que entiende que no podemos vivir en una perenne campaña electoral, en la cual pareciera que el único objetivo es cazar votos. La oposición necesita enfocarse y actuar para solucionar las enormes dificultades que enfrenta nuestra sociedad, sin miedo a decirle “no” a los proyectos que afectan al país y apoyando con valentía los que son descalificados por troles o influyentes grupúsculos, pero que tienen un impacto positivo en la vida de nuestra gente.

Una oposición efectiva es esencial en nuestra democracia, porque ofrece balance y se constituye en el elemento disruptivo contra la miopía e intereses particulares de los gobiernos de turno. Es el contrapeso de esos líderes mesiánicos que, a lo largo de la historia reciente, han intentado llenar el vacío de poder generado por el declive de los llamados partidos tradicionales. La verdadera oposición legislativa trabaja no para obstruir sino para construir el mejor país pensando en el pueblo, no en agendas e intereses de algunos.

Hoy más que nunca hay que estar alertas a los espejismos que se le presentan al electorado y aprender de las lecciones de fuerzas políticas que, aunque parecen desafiar a los grupos dominantes, en realidad representan los mismos vicios del pasado o terminan convirtiéndose en un desastroso monumento a la improvisación y al populismo barato.

El desafío para el nuevo Congreso es consolidar un sólido bloque de oposición, porque en la coyuntura en la que nos encontramos no es prudente hablar de las “oposiciones”, pues esas diluyen los esfuerzos por verdaderamente vigilar y fiscalizar al gobierno. Su reto es desarrollar un estilo que prevea escenarios y que promueva el trabajo en equipo para hacer de nuestro país un mejor lugar para vivir.

Se hace necesario llegar a acuerdos y consensuar sobre la base de ideas, de proyectos concretos, priorizando el bienestar del país, para construir a partir de propuestas alcanzables, sólidas y coherentes. El país se enfrenta a grandes retos y por eso necesita una oposición comprometida con Costa Rica.

Ser oposición no es ir en contra porque sí; es defender lo bueno, atacar lo malo, siempre pensando en el bien de la gente, en la estabilidad del país.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.