Tomas Nassar

Tomas Nassar

Enviar
Jueves 2 Octubre, 2008

VERICUETOS
La guía electoral de Michael Moore

Tomás Nassar

Michael Moore es uno de los personajes norteamericanos que despiertan pasiones más encontradas. La sola mención de su nombre genera reacciones de total desaprobación especialmente de parte de los afines al Partido Republicano, quienes lo ven como el anticristo o como el engendro de Carlos Marx en Michigan.
Famoso por sus obras de denuncia anti-sistema, sus libros incluyen “Estúpido Hombre Blanco”, “Dude” y “Dónde está mi País”; y sus películas “Sicko”, “Farenheit 9/11”, “Bowling for Columbine”, “The Big One”, “Canadian Bacon” y “Roger and Me”.
En la televisión americana condujo con enorme éxito los programas TV Nation y The Awful Truth, manteniendo la temática de denuncia de problemas cotidianos que enfrentan los estadounidenses en asuntos tan sensibles y delicados como la cobertura de servicios públicos de salud.


Vuelve a la memoria, ahora que Sandra Palin, una aficionada a la cacería y miembro de la Asociación Nacional del Rifle accede a la candidatura a la vicepresidencia de Estados Unidos, la dramática confrontación que sostuvo Moore con el actor Charlton Heston, presidente de dicha organización hasta 2003. Moore, un defensor a ultranza de la restricción al uso de las armas de fuego, cuya libre tenencia considera como la causa inmediata de muchas muertes innecesarias (“Bowling for Columbine”) logró crispar la paciencia de un retirado y anciano Heston para quien la Constitución americana garantizaba sin limitaciones el derecho a la posesión de armas de fuego.
Recordarán a Moore, enemigo declarado del presidente Bush, recogiendo el Oscar por sus documentales de denuncia contra la invasión a Irak, así como recibiendo un Emmy y siendo el primer norteamericano en obtener el premio British Book of the Year por “Estúpido Hombre Blanco”.
El pasado mes de agosto salió la primera edición de la última obra de Moore: “Mike's Election Guide 2008”, una muy cómica sátira al sistema electoral, en la que concluye que el Partido Demócrata hace todo lo posible por perder las elecciones cada cuatro años, es decir, que las decisiones de sus estrategas, más que las virtudes de los contrincantes, sentaron a Reagan y los Bush en la presidencia y despidieron a Gore y Kerry de la Casa Blanca, aun cuando perder era imposible.
Moore vaticina un resultado adverso a los demócratas, que van a perder “la más ganable elección en la historia americana”, a pesar de Bush, de McCain y de Palin, porque son muy elegantes y dicen cosas buenas de McCain; porque Obama escogió a un conservador blanco como Vicepresidente y porque no entendieron la sensibilidad femenina que despertó la carrera presidencial de Hillary.
Por el comportamiento de las encuestas, la desaprobación masiva a la labor de Bush y el empeño de Palin por quedar mal ante todos, me parece que por esta vez Moore no logrará acertar en su pronóstico a no ser que McCain exhiba en el Pentágono la cabellera de Osama Bin Laden, que Wall Street se recupere de la noche a la mañana, o que Tutankamón resucite y se pasee cantando polkas por la quinta avenida neoyorquina. Poco probable, ¿no creen?