Logo La República

Lunes, 2 de agosto de 2021



NOTA DE TANO


La fuerza del lobo es la manada

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 19 julio, 2021

italia Eurocopa

Le cedemos el espacio al colega

Esteban Aronne Sparisci.

La fuerza del lobo es la manada, la fuerza de la manada es el lobo. ¡Italia renació!

No hubo figuras descollantes. Hubo lágrimas, lesiones, trances terribles de sufrimiento contra España e Inglaterra, pero en el fútbol, como en la vida, también hay que saber sufrir para ganar.

Italia resurgió de las cenizas en muy poco tiempo. Eliminada de Rusia 2018, Roberto Mancini tomó una brasa más que caliente en mayo de ese nefasto año para el futbol italiano. Lo que logró en solo 27 meses es digno de admirar.

Lea más: Italia avisa intenciones de retomar su imperio futbolístico al ganar la Eurocopa

Sin estrellas de la estirpe de un Paolo Maldini, Francesco Totti, Roberto Baggio o Fabio Cannavaro, la clave de este renacer está en el conjunto… la fuerza de la manada es el lobo, la fuerza del lobo es la manada. Pocos… muy pocos conocían de Federico Chiesa, Nicolò Barella, Leonardo Spinazzola, Domenico Berardi, Andrea Belotti o Manuel Locatelli. No son cantantes o actores. ¡Son los nuevos y flamantes campeones de Europa!

Pero todo grupo suma líderes y en esta “Nazionale” plagada de gallardía y coraje, que supo sufrir con creces ante España y dar el golpe en los penales y no intimidarse en el mítico Wembley precisamente ante Inglaterra, hubo tres guías de lujo: Leonardo Bonucci, Giorgio Chiellini y Gianluigi Donnarumma, claves para que Italia alzara una Eurocopa que le era esquiva desde aquel lejano 1968.

Punto y aparte para Donnarumma, quien para los que devoramos el fútbol italiano domingo a domingo no nos extrañó en lo más mínimo lo que este arquero de 1.96 metros y de solo 22 años logró en el torneo. Artífice vital de que el Milan haya vuelto a la Champions, antes de dejar Italia para buscar otros rumbos donde seguir triunfando.

Lea más: Redes sociales son permisivas con el racismo

Italia fue unión, deseos, calidad, algo de suerte también y dosis indispensables de garra y mente fría cuando la tormenta se le vino encima en esta Euro, primordialmente en dos episodios. Casi todo el encuentro ante España el sufrimiento fue excesivo y el ir abajo en el marcador ante Inglaterra en su propia “caldera del diablo” apenas cuando la gran final amanecía, fueron pruebas de fuego que lograron aplacar futbolistas guiados por un verdadero líder como Roberto Mancini.

34 partidos invictos. Campeones de Europa. El azul es hoy más intenso en Italia.

¡El calcio renació!

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.