Enviar
Lunes 23 Febrero, 2009

La enmienda constitucional venezolana


El acontecimiento que da sentido especial a Venezuela, en este momento es la enmienda constitucional. Esta es la primera realizada a la Constitución de 1999, que limitaba a dos los periodos presidenciales consecutivos del presidente Chávez. Esta enmienda permitirá la postulación sin límites del presidente y de todos los demás cargos de elección popular como gobernadores, alcaldes y diputados. En muchos países europeos es una práctica normal, por ejemplo, Felipe González gobernó 14 años España.
La ciudadanía tendrá la posibilidad de elegir a sus gobernantes las veces que considere necesario. Es aquí donde nos surge la duda sobre si se deben limitar o no los mandatos de los gobernantes, en el caso de que estos sean eficaces. Los que estaban en contra, consideraron que esta reduce el marco legal y violenta el principio de la alternancia, además de afianzar el carácter autoritario de su presidente.
No obstante, los venezolanos con su voto y la aprobación de esta enmienda, convierten a Venezuela, en el primer país de América Latina que adopta la reelección sin límites, la que llevará a tener una democracia plebiscitaria, que nos sugiere menos Estado y más personalismo.
Es importante revisar, ¿que modifica este hecho y quien gana con la enmienda?
Mediante la modificación de los cinco artículos de la Constitución, se le da la posibilidad de presentarse por cuarta vez consecutiva como candidato a la presidencia en 2012, al presidente Chávez. A quien se le permite la posibilidad de acelerar los cambios políticos de importancia y lograr la reforma constitucional que no logró hace dos años.
¿Qué puede esperar la ciudadanía que pase luego de esto? Muchos analistas sugieren la consolidación del socialismo siempre y cuando los cambios se realicen en 2009, debido a la crisis económica, la cual va a requerir paquetes especiales para compensar y favorecer a los venezolanos. Asimismo, se podría esperar que se alargara el periodo constitucional a diez años, Chávez ya ha manifestado de alguna manera su deseo de extenderlo hasta 2049.
Este triunfo con el 54,36%, le devuelve la confianza a Chávez después de la derrota de 2007, en el otro referendo sobre una reforma de la Constitución. Esta enmienda dará por lo tanto, al gobierno más fortaleza, disminuirá las incertidumbres políticas para el sector gobernante y fortalecerá el estilo personalista de gobernar del Presidente venezolano.
Lo más importante es que el país sigue dividido en dos mitades antagónicas, que desgraciadamente no tienen punto de encuentro. El discurso de la victoria de Chávez lo reafirma, no llama a la reconciliación, ni a la inclusión de esa otra mitad del país, elemento que llama la atención.
A Chávez, lo motiva asegurar la continuidad de su proyecto político que tiene como meta la transformación del país en un Estado socialista que ponga fin a la pobreza y la exclusión. Considera que si la oposición llega al poder, habrá una guerra; por eso, de acuerdo con su planteamiento, busca la continuidad del proceso revolucionario democrático bolivariano. La oposición insiste en que el Presidente trata de imponer su punto de vista a todos, no acepta la crítica ni siquiera de su propia gente.
Lo rescatable es que todos los venezolanos participaron y consideran trascendental el protagonismo del pueblo en la conducción de su destino y en el ejercicio de la soberanía, inclusive los opositores. Es interesante analizar por qué los procesos participativos se fortalecen en el Cono Sur y preguntarnos si la respuesta está en mayor participación y no tanta representación.

Elma Bejarano Lichi
Politóloga