Kodak apostaría a la impresión digital
Enviar
Kodak apostaría a la impresión digital

Conforme los inversionistas de Eastman Kodak Co. apostaban a que la empresa pionera en la fotografía de 131 años de antigüedad se encaminaba a una quiebra, la compañía decidió que acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras era el camino más simple para convertirse en la firma más chica especializada en impresión digital que aspira a ser.
La quiebra permite la venta de las divisiones de fotografía y patentes de las que el máximo responsable ejecutivo Antonio Pérez quiere deshacerse para pagar indemnizaciones a los empleados antiguos y sus deudas con los acreedores, en tanto orienta a Kodak a las impresoras digitales comerciales y personales más veloces y flexibles y la tinta superior de la compañía.

Sus 11 mil patentes podrían financiar la expansión permitiendo a la compañía presentar demandas por más regalías, política que ha seguido de manera más activa en las últimas semanas.
Los esfuerzos para convertir a Kodak en una empresa que fabrica impresoras complejas para los sectores editorial, publicitario y de envases insumieron dinero.
La captación de fondos a partir de la propiedad intelectual se estancó debido a demoras en una batalla por regalías con Apple Inc. y Research In Motion Ltd.
Los compradores potenciales de activos evitaron las transacciones por la preocupación de que las ventas realizadas antes de una declaración en quiebra por el Capítulo 11 fueran analizadas en los tribunales en busca de indicios de que Kodak había transferido activos por escaso dinero en forma fraudulenta.
Ahora que Kodak se ha acogido al Capítulo 11, ese temor ya no existe.
“Esta empresa es un cubito de hielo que se derrite”, dijo Amer Tiwana, analista de CRT Capital Group LLC de Stamford, Connecticut, antes de la declaración de quiebra.
“Cuando uno mira una situación como esta, suele ser mejor ir para adelante y abordarla en lugar de cerrar los ojos y rezar para que la situación mejore milagrosamente”.
La quiebra hace que a Kodak le resulte más fácil vender activos para solventar los despidos, las pensiones y los beneficios de atención médica de los empleados del Reino Unido y los EE.UU. y obtener el capital necesario para instalar una base suficientemente grande de impresoras digitales para ser rentable más adelante.
El plan es colocar las impresoras en manos de usuarios de alto volumen hoy a veces a pérdida- y obtener ganancias con la venta de tinta y servicios mañana. A la fecha, la estrategia ha costado más dinero del que ha ganado.
Pérez, ex responsable de impresoras de chorro de tinta de Hewlett-Packard Co., piensa que las nuevas impresoras comerciales de Kodak desplazarán a sistemas más antiguos al producir páginas más rápido y con menor costo en diferentes materiales con flexibilidad digital.
Las tintas de Kodak se elaboran con pigmentos más duraderos, a diferencia de la tintura al agua que usa la mayoría de los dispositivos, lo que permite un secado más rápido y máquinas más chicas.
“Ahora estaremos bien posicionados para completar nuestra transformación”, explicó Pérez en un video.
“Compitiendo en los grandes mercados, donde tenemos ventajas tecnológicas fundamentales, como en la impresión digital, la fabricación de envases, la impresión funcional y los materiales”.
Los que critican a Pérez sostienen que el mercado de impresiones podría reducirse en momentos en que el mundo prefiere los dispositivos móviles como las tabletas y los teléfonos inteligentes y evita las publicaciones tradicionales en papel y el papeleo.
“Están apostando al caballo equivocado”, dijo Tiwana, haciendo notar que la mayoría de los grandes productores de papel ya han atravesado una quiebra y que las impresoras personales, como las cámaras digitales, ya son artículos de uso masivo.

Bloomberg, Connecticut

Ver comentarios