Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Juventud

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Jueves 26 abril, 2018


Juventud

El voto joven es un factor determinante y de peso a la hora de escoger las autoridades de gobierno.

En el último proceso electoral este segmento representó poco más del 40% de los electores.

Los resultados que arrojaron las urnas el 4 de febrero, fueron claros en hacer a un lado a las figuras que postularon a la Presidencia los partidos Liberación Nacional, Unidad Social Cristiana, Republicano, e Integración Nacional, quienes a pesar de su preparación, y ser figuras conocidas, todos superaban los cincuenta y cinco años de edad.

Los dos partidos políticos que lograron acaparar el mayor número de votos, Restauración Nacional y Acción Ciudadana, postularon candidatos que no superaban los 45, y 40 años, respectivamente.

Sin obviar que hubo una polarización del voto, y que se diluyeron fuerzas por temas como el matrimonio igualitario, la familia y otros de índole religiosa, los dos candidatos que se ganaron el pase a la segunda ronda fueron personas jóvenes.

Tanto Coalición por Costa Rica, como Costa Rica Unida agruparon diversos sectores sociales, incluyendo dirigencia de los partidos que quedaron fuera, para llevar a Zapote a alguna de las dos opciones.

Muchos jóvenes, integrantes de los partidos que quedaron fuera, se decantaron por uno u otro de los candidatos, y muchos otros, sin haber tenido participación alguna con anterioridad, se acercaron a dichas organizaciones.

Una nueva experiencia para muchos.

Esta realidad genera un llamado a los partidos políticos que no participaron en la segunda ronda, sin excluir a los que sí, de que se deben abocar a atraer a la juventud a sus filas.

Debe haber una capacitación y preparación de la juventud, con sus postulados ideológicos y programáticos.

Lo que se requiere es que se vaya dando un relevo generacional, lo cual es inevitable, y que se les acerquen elementos de juventud.

Estos procesos no solamente deben darse en la GAM, deben llevarse estas iniciativas, también a las zonas rurales y fuera del Valle Central.

Las realidades de las diferentes regiones del país deben integrarse como un todo a futuras propuestas de gobierno.

Incluso deben abrirse más espacios a la juventud en nombramientos claves de jerarquía al elegir a las autoridades que representen a los partidos.

Al efectuarse las distritales y la convención de Liberación Nacional también votaron varias decenas de miles de jóvenes.

En el caso de la Unidad Social Cristiana, hubo cerca de 20 mil votantes que escogieron, en las elecciones internas de junio anterior, a quienes van a dirigir el Frente de Juventud en el partido.

En el caso de Acción Ciudadana la escogencia de las autoridades de la juventud se efectuó mediante una asamblea donde hubo presentes cerca de mil jóvenes que provenían de todas las regiones del país, quienes emitieron su voto y escogieron a la Presidente de la Juventud.

En el año 2022, el voto joven representará el 50% del padrón electoral, y serán ellos quienes tendrán la palabra al escoger el presidente y los integrantes del Congreso.

A ellos se les debe dar el espacio que les corresponde.

Si los partidos renuncian a hacerlo, irán preparando su eventual reducción del caudal electoral y extinción.

La juventud no es el futuro, su momento no está por venir, su momento es ahora.