Justicia destaca disminución en el hacinamiento carcelario en informe ante la CIDH
La población carcelaria sufría de afectaciones en su derecho a la salud, deporte, educación, trabajo, cultura y atención técnica. Archivo/La República
Enviar

Cecilia Sánchez, ministra de Justicia, destacó en un informe ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la disminución en la sobrepoblación carcelaria desde el inicio de su gestión hasta el presente año.

Cuando Sánchez asumió, había un hacinamiento del 53% en las cárceles nacionales, cifra que disminuyó hasta un 25% este año.

La población carcelaria también sufría de afectaciones en su derecho a la salud, deporte, educación, trabajo, cultura y atención técnica, al momento en que asumió el Ministerio, resumió Sánchez en su informe.

El reporte también señala que actualmente, el sistema penitenciario nacional atiende a 36.017 personas, de las cuales 13.902 se encuentran en centros de detención, es decir, un 38,6%.

Asimismo, un 12,5% de esta población se encuentra en regímenes semiabiertos y un 48,9% en modalidades abiertas.

Parte del traslado de privados de libertad de un régimen institucional a uno semiinstitucional, obedeció a resoluciones judiciales de carácter vinculante, y se aplicó exclusivamente a personas que cometieron delitos no gravosos.

Otra de las medidas para disminuir el hacinamiento carcelario en las cifras antes mencionadas, fue la entrada en vigencia del mecanismo de vigilancia electrónica.

Actualmente, 278 personas cumplen sentencias bajo este régimen.

Por otra parte, la imposición de la prisión preventiva minó los esfuerzos en pos de combatir el hacinamiento.

Entre julio de 2015 y mayo del 2017, ingresaron al sistema penitenciario poco más de 14 mil personas, de las cuales un 70% entraron a descontar prisión preventiva.

En dicho periodo, salieron de prisión 13 mil personas, de las cuales, al 34,8% les cesó la medida de prisión preventiva, lo que equivale a 436 egresos mensuales.

En suma, el sistema penitenciario acumula cada mes 50 personas de más en las cárceles, como diferencia entre los ingresos y egresos, lo que dificulta mantener niveles de hacinamiento aceptables.

 

Ver comentarios