Jugadoras iraníes rompen barreras
El voleibol es de los deportes más practicados por las mujeres en Irán, pero en todo momento deben utilizar un velo. Archivo/La República
Enviar

Un modesto club de voleibol búlgaro, el YEB Choumen, ha integrado en sus filas a dos jugadoras profesionales iraníes, Maedeh Borhani y Zeinab Giveh, que esperan abrir las puertas para que otros deportistas de su país sigan su camino.

La ciudad de Choumen, al noreste de Bulgaria, fue testigo de cómo, por primera vez, dos mujeres deportistas de Irán competían en suelo europeo.

Aunque el partido se saldó con derrota, las protagonistas, Borhani y Giveh (de 29 y 33 años, respectivamente), no podían esconder su entusiasmo.

“Estamos orgullosas de ser las primeras mujeres de nuestro país que juegan en Europa y hacen historia en Irán”, explicó Borhani durante un entrenamiento con su nuevo equipo.

Las dos jugadoras, una de las cuales, Zeinab Giveh, es la capitana del combinado nacional de Irán, llegaron a Bulgaria en enero y buscan con su iniciativa servir de ejemplo a otros deportistas iraníes de nivel internacional que quieren salir al extranjero.

El voleibol es uno de los deportes más populares de Irán y, como en tantas otras disciplinas, las mujeres tienen prohibido asistir a los partidos de equipos masculinos. Una tradición a la que Borhani y Giveh siguen sujetas. Pese a jugar en Europa, las dos mujeres continúan vistiendo con el atuendo que utilizaban en su país: un pañuelo que les cubre la cabeza y un atuendo negro y ajustado que les cubre brazos y piernas.

La vestimenta fue una de las condiciones que impusieron la Federación Iraní de voleibol y el Ministerio de Deportes para permitir que ambas mujeres cruzasen la frontera.

“Estamos aquí para jugar al voleibol. Nuestra religión y sus reglas no suponen un problema”, explicaron las jugadoras.

Bulgaria, por su parte, prohibió en setiembre el uso del velo integral islámico en los lugares públicos, una medida implementada dentro de un contexto de auge de los discursos nacionalistas, motivados por las crisis de refugiados.



Ver comentarios