Enviar
Juez impone fianza de 283 mil euros a Assange

El fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, obtuvo ayer la libertad condicional bajo fianza del tribunal londinense que tramita su extradición, pero deberá seguir en prisión preventiva hasta que se resuelva un recurso contra esa decisión del juez.
Está previsto que el recurso presentado por la Fiscalía de Suecia, país que le reclama por presuntos delitos sexuales, se tramite en el plazo de 48 horas en el Tribunal Superior de Londres.
La puesta en libertad condicional de Assange, australiano de 39 años, depende de lo que se decida en ese proceso, si bien también hay otro condicionante que impediría su excarcelación inmediata, concretamente su capacidad para reunir el dinero de la fianza.
El abogado del experto informático, Mark Stephens, precisó ayer que su cliente deberá permanecer bajo custodia hasta que se reúna la fianza de 236 mil euros en efectivo impuesta por el juez Howard Riddle, de la Corte de magistrados de Westminster, como condición para dejarle en libertad.
Liddle impuso a Assange una fianza de un total de 282.720 euros, de las que 200 mil euros debían depositarse ante el tribunal, mientras que el resto podían ser garantías o avales.
“Hasta que no reunamos ese dinero, tendremos a un hombre inocente en prisión”, dijo Stephens, y criticó las condiciones “dickensianas” y “orwellianas” del encarcelamiento de su cliente, que ha estado en una celda de aislamiento y sin recibir correspondencia en la prisión londinense de Wandsworth.
El letrado señaló que reunir esa cantidad no era tan fácil, ya que no se podía pagar con cheque -debe abonarse en efectivo- y su cliente no tenía acceso a Visa o a Mastercard.
El australiano ha recibido ya el aval -y por eso el juez le concedió la libertad condicional- de varios famosos del mundo del periodismo y la cultura, entre ellos el cineasta inglés Ken Loach, la millonaria Jemima Khan, el periodista de investigación australiano John Pilger, el escrito Hanif Kureishi y el director de cine estadounidense Michael Moore.
Otras condiciones fijadas por el juez Liddle para ponerle en libertad son que deberá llevar un brazalete electrónico de control, respetar un toque de queda y personarse en comisaría, entregar su pasaporte a la Policía y permanecer en un domicilio en Inglaterra.

Londres/EFE
Ver comentarios