Jóvenes ven pocos frutos del programa Empléate
El programa Empléate no brinda seguimiento a sus egresados, por lo que no se tiene certeza si lograron insertarse en el mercado laboral. Esteban Monge/La República
Enviar

Aunque el programa Empléate del Ministerio de Trabajo se concibió para hacer más atractivos a los jóvenes para el mercado laboral, lo cierto es que no se refleja su alcance.

La desocupación en ese sector de la población continúa siendo de los más altos: para 2016, los jóvenes de 17 a 24 años que formaban parte de la fuerza de trabajo pero sin empleo, representaron el 41,34%, es decir, 89.967 personas de los 217.623 desempleados en ese año.

Es decir, hubo un incremento en 6,5 puntos porcentuales en la participación de esta población en la tasa de desempleo abierta en relación con 2011, año en que se presentó Empléate.

El Ministerio de Trabajo argumenta que el programa se enfoca más en la formación.

“Este programa por sí solo no está en la posibilidad de disminuir el desempleo. Estamos tomando a un grupo importante de jóvenes que no tenían las capacidades ni las oportunidades para buscar empleo. Los estamos capacitando, brindándoles la oportunidad para que salgan al mercado laboral. Estamos mejorando su perfil de empleabilidad para que puedan encontrar un trabajo”, afirmó Juan Alfaro, viceministro de Trabajo.



A 2016 casi unos 8 mil jóvenes se beneficiaron del programa. La cartera de Trabajo desconoce si se encuentran insertados en el mercado laboral, ya que no se les da un seguimiento.

“Empléate no tiene ni la estructura ni las herramientas para generar ese monitoreo de egresados porque eso es parte de la intermediación laboral que el programa no genera”, admitió Alfaro.

Cabe la posibilidad de que esos beneficiarios estén fuera de la fuerza laboral; ya que una reciente auditoría de la Contraloría reveló que no hay estudios de mercado que respalden las áreas donde se están formando los jóvenes de Empléate.

“No se cuenta con suficientes estudios de mercado para determinar las capacitaciones que se deben brindar, con el fin de que los beneficiarios tengan mayor posibilidad para insertarse en el mercado laboral”, advirtió Manuel Corrales, gerente del Área de Fiscalización de Servicios Sociales de la Contraloría.

Por eso se le instruye a la cartera elaborar y divulgar estudios de mercado y prospección que permitan definir y seleccionar las capacitaciones de acuerdo con la dinámica del mercado de trabajo en sus diferentes sectores productivos y zonas del país.

“Revisamos los insumos técnicos del mercado laboral para abrir las ofertas en cada zona para que la oferta formativa sea acorde con las necesidades de cada región. En Talamanca se trata de llevar a cabo proyectos o ideas productivas, que ellos generen emprendimiento, autoempleo porque ahí no hay demanda laboral para 50 técnicos en informática o temas de inglés”, ejemplificó Alfaro.

Actualmente las áreas de formación son técnicas y ocupacionales. Algunas de las carreras ofrecidas pertenecen a las áreas de tecnologías de la información y comunicación, mecánica, contabilidad, inglés, alimentos y bebidas, entre otras.

Hay varias modalidades: las carreras “por mí” (para quienes tienen sexto y noveno), las de “avancemos más” (para quienes tienen bachillerato) y la modalidad inclusiva (personas con discapacidad).

El programa subsidia estos estudios, dinero que los beneficiarios deben destinar a las clases, viajes y comidas.

Ya que el programa por sí solo no puede reducir el desempleo, una opción es que se consiga una sinergia con otros proyectos del Ministerio de Trabajo como Mi Primer Empleo.

“Para solventar ese problema, viene en parte lo que hace la Dirección de Empleo que es cambiar su modelo de gestión, de forma que se involucren tanto la prospección, el tema de empleabilidad, la capacitación como intermediación laboral en una lógica sistémica para que los esfuerzos de los diferentes programas logren un mayor impacto e incidencia en la empleabilidad de las personas”, agregó Alfaro.


Población vulnerable


Los jóvenes junto con las mujeres y las personas con discapacidad se encuentran entre la población más vulnerable ante el desempleo.

Población Desempleo
General 9,4%
Mujeres 12,4%
Jóvenes 24,5%

Fuente: Encuesta Continua de Empleo III Trimestre 2017


Incrementaron los subsidios


El programa Empléate otorga un subsidio a los beneficiarios para que puedan asistir a las capacitaciones en centros de formación tanto públicos como privados. De 2012 a julio 2017 ha desembolsado ¢29.272.725.

Desglosado:

Incrementó un 899%

Fuente: Contraloría General de La República


Sin estudios


El Ministerio de Trabajo tenía convenios de cooperación técnica interinstitucional con 40 municipalidades en los que establece el objetivo de desarrollar estudios en el mercado de trabajo en el cantón, que permitan medir oferta-demanda e identificar necesidades de capacitación en el mercado laboral.

En esas municipalidades:

Fuente: Contraloría General de La República


El programa


Empléate ha contado de 2012 a junio 2017 con la participación de 54 de centros de formación, tanto públicos como privados. Actualmente hay unos 52 activos.

Otras cifras:

Fuente: Ministerio de Trabajo

 

Ver comentarios