Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


Jonathan Moya se uniformó de héroe

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 07 agosto, 2019

jonathan moya con balón y escudo de la liga

Calificar a un futbolista de héroe en un partido tiene tintes guerreros. Estoy consciente que el calificativo luce un poco exagerado.

Sin embargo, en nuestra columna “Así los Vimos” del juego Pérez Zeledón y Alajuelense, le otorgamos el calificativo de héroe al delantero, Jonathan Moya, porque nos envolvió emocionalmente su gesto de desprendimiento en la acción que generó Ariel Lássiter, con servicio preciso para que Moya, parado frente al portero Bryan Segura y sin marca, lo fusilara sin mucho apremio y lograra su segundo gol personal y el tercero de la Liga en el cotejo.

Lea más: Saprissa enfrentará en el Clásico a un Monstruo de mil cabezas

Sin embargo, Jonathan observó que venía de frente su compañero Marco Ureña, y como que dijo: “a éste le sirve el gol más que a mí”, y se lo puso en bandeja de forma generosa.

Casi cayéndose, Ureña metió su primer gol con la Liga desde que regresó al equipo y, como lo informó el colega Christian Sandoval, fue su primer gol en un campeonato costarricense después de ocho años, larga ausencia que llevó al delantero por Rusia, Dinamarca y la MLS.

Minutos después de esta acción tan generosa y colectiva de Moya, el mismo ariete le puso el cuarto gol a Róger Rojas, sirviéndole en corto de cabeza para que el catracho también anidara su primer gol del campeonato.

Antes, Jonathan abrió la cuenta cuando madrugó a su excompañero Porfirio López y se le adelantó, para rematar en seco a los cordeles el pase largo de Lássiter.

Personalmente, me impactó la actitud de Moya porque no es usual.

Lea más: Alajuelense no pierde tres partidos seguidos en casa en más de dos años

Pocos jugadores, por no decir que ninguno, tendrían esa manifestación de compañerismo dentro de una línea delantera que, como la de la Liga, alterna a sus arietes y los pone en una competencia feroz.

Jonathan tenía todo para meter él su segundo gol del partido; recibió la bola sin marca en las narices de Bryan Segura.

Sin embargo, renunció a los honores y le regaló a Ureña su primer gol del campeonato; y lo hicimos héroe.

Me encantó su gesto, aplaudí su actitud, eso es profesionalismo, y estoy seguro que el cuerpo técnico del Alajuelense sabrá valorar este comportamiento de Moya en beneficio del equipo y lo más relevante, servirá de ejemplo incluso para compañeros a los que generosamente ayudó a la anotación, para que dejen individualismos y jueguen para el equipo, una mala costumbre que tiene principalmente el Ro-Ro, en exceso individualista en situaciones similares a las que resolvió Moya en beneficio del equipo.

[email protected]