Logo La República

Lunes, 8 de marzo de 2021



BBC NEWS MUNDO


BBC Logo

Johana Bahamón, la famosa actriz que abandonó la televisión para darles “segundas oportunidades” a los presos en Colombia

Natalia Guerrero - Hay Festival Digital [email protected] Mundo | Miércoles 10 febrero, 2021


Johana Bahamón con reclusos detrás de una reja (Foto: cortesía Editorial Planeta)
Diana Suárez

El día en el que Johana Bahamón pisó por primera vez la cárcel, su vida cambió. Y con ella, la de miles de otras personas cuyas opciones son irrefutablemente muy limitadas.

Fue en 2012. Bahamón era una famosa actriz, pero esa visita la marcó tanto que decidió dejar la telvisión y volcarse a ayudar a la población carcelaria de Colombia, una nación cuyo sistema judicial es muy lento y el penitenciario muy punitivo y poco o nada restaurativo.

Comenzó haciendo teatro con internas y terminó creando la fundación Acción Interna, que hoy tiene una decena de innovadores proyectos que trascienden la vida en las prisiones, ya que incluyen a las familias de las personas privadas de la libertad y a quienes ya han terminado sus condenas.

En su libro "Historias privadas de la libertad", publicado a principio de 2021, Bahamón hace un relato de la vida de ocho personas que conoció en la cárcel, y expone cómo esta vocación se convirtió también en parte de su vida personal.


Johana Bahamón con un grupo de la Fundación Acción Interna
Cortesía: Acción Interna
Johana estableció la Fundación Acción Interna.

¿Cuánto fuiste la primera vez a una cárcel y por qué?

En Colombia, en el mes de la Virgen de las Mercedes, que es la virgen de los presos, las cárceles de mujeres hacen un reinado de belleza.

En octubre de 2012, a mí me invitaron a ser jurado del evento por mi personaje en la serie de televisión de moda en ese momento, "Tres milagros", que visitaba las cárceles y no tenía prejuicios con el tema.

Realmente al evento no le puse mucha atención, estaba más interesada en saber todo sobre las personas que estaban ahí y cómo es realmente una cárcel por dentro.

¿Qué fue lo que viste o sentiste que te impactó al punto de decidir dedicar tu vida a trabajar con gente que está en la cárcel?

Lo primero que pensé cuando salí de la cárcel fue que uno puede estar privado de su libertad, pero eso no significa que deba estar privado de su dignidad.

Sentí que la cárcel era simplemente un espacio de castigo, pero sin una finalidad de resocialización, sin dar oportunidades y herramientas a los internos para que cambien, para que puedan hacer otras cosas, para que recapaciten y entiendan lo que hicieron.

Pensé que las cárceles no sirven para nada y que, como dice mucha gente, son como universidades del crimen.

"Trabajamos para darles segundas oportunidades, a personas que en su mayoría que no han tenido la primera oportunidad”", Source:  , Source description:  , Image:

Para algunas personas sentir una empatía tal que las lleve a tomar acciones concretas puede ser natural, pero probablemente no lo es para todos, aún más si es para ayudar a personas condenadas por cometer crímenes. ¿Cómo puedes explicarles a ellos tu motivación?

Viéndolo ahora, me motivó ya no querer tener tanto reconocimiento individual, pensar sólo en mí, sino poder hacer algo por otras personas.

Yo trabajé durante 15 años actuando en televisión y no sentía que esa fuera mi pasión; tampoco tenía otra, pero cuando empecé a ir a la cárcel, la encontré. Descubrí mi pasión. Tenía 30 años.

Es a lo que me he dedicado los últimos 8 años y a lo que seguramente me dedicaré el resto de mi vida.

Agradezco y valoro los reconocimientos que tenía cuando actuaba, pero realmente los que tenemos ahora son mucho más importantes porque son para un equipo de trabajo y para toda una población carcelaria.

Estamos destigmatizándola y mostrando su lado positivo.

Proyecto de cocina en una cárcel de mujeres
BBC
Entre los proyectos de la fundación hay un restaurante en una cárcel de mujeres.

Hoy tienes una fundación que tiene proyectos únicos en el mundo, como el restaurante de la cárcel de mujeres San Diego en Cartagena, la Agencia Interno de publicidad en la cárcel Modelo de Bogotá y además, la nueva Casa Acción Interna que tiene un estudio de tatuajes, una peluquería y un centro de confección, pero todo empezó con una obra de teatro. ¿Cómo fue eso?

Después de ser jurado del reinado, tenía tres meses de vacaciones mientras empezaba mi siguiente proyecto en televisión.

Iba a ir a Nueva York a un curso de teatro, pero cuando salí de la cárcel lo cancelé. Sólo quería estar ahí, aunque no sabía bien haciendo qué.

Como la actuación era mi herramienta de trabajo empezamos por una obra teatro. Y vi a las 12 mujeres que empezaron absolutamente transformadas, tenían otra mirada, un brillo en sus ojos, una ilusión, una esperanza, una motivación.

Eran personas diferentes a las que yo había conocido tres meses atrás. En ese momento pensé que el teatro transformaba y que yo quería estar en esa transformación.

A los tres meses le avisé a mi mánager que me retiraba un año y al año, que me retiraba de la actuación para siempre.

Dos reclusos actuando sobre un escenario
BBC
El teatro es una herramienta de transformación, dice Johana

Tu libro "Historias Privadas de la libertad" cuenta historias de personas que conociste en la cárcel ¿Cómo son esas personas?

El 90% de nuestra población carcelaria son personas a las que buscamos darles segundas oportunidades, pero que en su mayoría no han tenido la primera oportunidad; muchos no han tenido ni siquiera educación.

La gran mayoría de la gente cree que las cárceles están llenas de violadores y asesinos y no es así, ese es un porcentaje muy pequeño.

Para el libro escogí ocho historias muy diferentes, que abarcan algo de toda la población carcelaria, con la que cualquier persona, que está o no está en la cárcel, se podría identificar.

Yo, por ejemplo, tengo algo que me identifica con cada uno de ellos.

Tratamos de que fueran realmente representativas de la población carcelaria y también de quienes ya han salido de la cárcel. Por eso escogimos personas privadas de libertad y pospenados; personas LGBTI y jóvenes.

"Uno puede estar privado de su libertad, pero eso no significa que uno deba estar privado de su dignidad”", Source:  , Source description:  , Image:

Una de las historias que cuenta el libro es la de Claribel, mamá de una niña que se llama Evelyn, de la que tú ahora tienes la custodia temporal... ¿Por qué te pareció importante compartirla?

En las cárceles hay muchas mujeres que llegan embarazadas o quedan embarazadas en visita conyugal.

Ellas pueden estar con sus hijos hasta que cumplen 3 años y durante ese tiempo existe una figura que se llama acudiente, que es una persona externa a quien la mamá pueden acudir cuando necesite llevar al niño a urgencias a medianoche, sacarlo a una cita médica y otras cosas que ella no puede hacer porque está privadas de su libertad.

Cuando cumplen 3 años, estos niños se van con su acudiente o con un familiar, y si no hay ninguno de los dos, los mandan al Instituto de Bienestar Familiar.

Yo empecé siendo acudiente con Evelyn desde que ella tenía 3 meses y después Claribel, su mamá, pidió traslado de cárcel y me dio la custodia temporal para que la niña viviera conmigo mientras salía de la cárcel.

Yo no iba a hacerlo público, lo tenía muy dentro de mi vida privada porque para era mí Evelyn es mi hija, pero decidí contarlo precisamente para mostrarle a la gente que se puede ayudar de muchas formas diferentes.

Johana Bahamón con su hija adoptiva
BBC
Johana empezó siendo acudiente con Evelyn desde que ella tenía tres meses.

Otra cosa. Por ejemplo, cuando ellos salen de la cárcel y buscan un trabajo, todo el mundo les cierra las puertas. Lo primero que les piden es el certificado de pasado judicial.

Entonces hasta ahí llega la oportunidad para estas personas.

Como sociedad civil también tenemos la responsabilidad de dar esas segundas oportunidades, de darles un trabajo y no cerrarles las puertas.

Hablemos de conceptos. He notado que tú usas 'privados de la libertad' o 'interno' pero nunca 'preso', 'reo', 'recluso'. ¿Hay una forma correcta y cuál es la explicación de tu elección?

Creo que lo correcto es como lo diga la base jurídica, pero yo simplemente no me siento bien diciendo recluso, reo ni preso.

En la Fundación preferimos decir primero que son personas -¡que a nadie se le olvide que son personas!- que están privadas de la libertad.

"Pospenado" lo usamos para diferenciar a quienes ya salieron de la cárcel de los que siguen dentro.

"La cuarentena generó un poco de empatía con las personas que están privadas de la libertad por qué ya sabemos lo que es realmente el encierro y lo que lo puede enloquecer a uno”", Source:  , Source description:  , Image:

Tengo la sensación de que tienes una gran inversión personal en este proyecto. Siempre estás en las cárceles, tienes ideas nuevas andando, ¿cómo es un día, una semana tuya, para hacer que todo pase?

La respuesta a eso es que esto es realmente mi vida.

Yo sé que uno debe tener aparte la familia del trabajo. Yo eso no lo he hecho así.

Mis hijos pasan las Navidades en las cárceles; la hija de Claribel vive conmigo y es mi hija. O sea, el límite entre mi familia y el trabajo no lo he puesto nunca ni lo quiero poner.

No sé si estoy haciendo bien o mal, pero hasta ahora ha funcionado, a nadie le ha afectado, y al contrario, sí nos ha traído cosas muy positivas.

Todo lo asocio con la cárcel. Estoy 24 horas pensando en cómo generar cosas agradables, productivas, innovadoras, para que los internos disfruten.

Muchas veces me levanto a las 3 de la madrugada. Mis horas más productivas van desde las 3 hasta las 6 de la mañana, ahí es cuando se me ocurren las ideas.

Y luego tengo un muy buen equipo con el que vamos haciendo realidad todo lo que se nos va ocurriendo. Hay 15 personas fijas y entre 10 y 50 voluntarios y personas que contratamos temporalmente. Ahora, por ejemplo, tenemos un equipo de 25 voluntarios de jurídica a nivel nacional que llevan 128 casos.

Es un grupo impresionante que se formó a raíz de la pandemia, cuando empezamos a hacer muchas cosas virtuales.

Natalia Bahamón con sus hijos
BBC
La hija de Claribel vive con Natalia Bahamón y sus dos hijos.

¿Qué más ha sido positivo para ustedes durante la pandemia?

En general el año pasado fue muy productivo, de los mejores años porque logramos llegar a todos los internos. Antes de la pandemia, llegábamos a 33 cárceles, ahora estamos en las 132 de Colombia. Aplicamos eso de convertir errores en oportunidades.

Y también creo que la cuarentena generó un poco de empatía con las personas que están privadas de la libertad, porque ya sabemos lo que es realmente el encierro y lo que lo puede enloquecer a uno.

Estuvimos meses quejándonos porque no podíamos salir de nuestras cuatro paredes. Y yo digo, sí, pero esas cuatro paredes de nuestra casa miden más de tres metros por dos metros cuadrados, que es lo que mide una celda.

Y en esas cuatro paredes estamos con nuestra familia y no con diez personas que nos conocemos, y tenemos seguramente un baño propio y no un baño para un pabellón de 500 personas…

Johana Bahamón con reclusas, todas usando mascarillas contra la pandemia
BBC
Protección durante la pandemia.

Inauguraste hace poco la Casa Acción Interna, que queda fuera de la cárcel, ¿qué tan importante es para la gente que sale de la cárcel sentir que hay un lugar a donde ir?

Yo creo que hay mucha gente a la que le da miedo salir de la cárcel porque no saben qué van a hacer ni con qué se van a encontrar.

Hay gente que ni siquiera conoce el sistema de transporte, miles de cosas han pasado mientras ellos han estado ahí.

Para ellos, saber que hay un espacio donde alguien los está esperando, aunque sea para darles una guía o simplemente recibirlos, es muy importante.


Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Cartagena, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad colombianadel 22 al 31 de enero de 2021, con eventos digitales a partir del día 28.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC Logo Footer



© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.