Enviar
Maniobra militar dividió la franja en tres para evitar que las milicias reciban refuerzos, lo que impide el libre movimiento dentro del territorio
Israel cerca capital de Gaza

• Fuego cruzado se intensifica en el norte de la ciudad y ejercito judío toman barrios en las afueras

Gaza
EFE

Tropas israelíes cercaron la capital de Gaza y dividieron en tres partes incomunicadas la Franja, donde continuaron los enfrentamientos con milicianos de Hamás y de otros grupos armados mientras se agravaba la situación humanitaria.
A primera hora de la noche, los combates se registraban en el norte de la ciudad de Gaza, donde las milicias palestinas mantenían con armas automáticas un intenso fuego cruzado con las fuerzas israelíes, tanto de artillería como de infantería.
Los soldados israelíes continuaron acercándose a Gaza capital, tomando posiciones en los barrios de las afueras de la ciudad y bombardeando duramente el norte y el este de la población, sede del poder del Gobierno "de facto" de Hamás en la Franja.
Las milicias palestinas, por su parte, lograron seguir lanzando cohetes contra el sur de Israel.
Pese a la fuerte presencia de tropas judías en su territorio, los milicianos dispararon a lo largo de jornada más de una treintena de cohetes, algunos de los cuales golpearon las localidades de Sderot y Ashdod, sin provocar víctimas.
En la primera intervención pública de un alto cargo de Hamás desde que se inició la ofensiva israelí hace diez días, el dirigente líder local del movimiento islamista, Mahmud al Zahar, aseguró a través de la cadena de televisión palestina Al Aksa TV que "la resistencia ganará al final".
Al Zahar exigió un "fin incondicional de las operaciones israelíes en la Franja de Gaza, el fin del bloqueo y la reapertura de los puestos fronterizos, incluido el paso de Rafah" (con Egipto) y criticó a la Unión Europea (UE) y a Estados Unidos por no tratar de frenar la invasión israelí.
Las Brigadas al Kasam, brazo armado de Hamás, aseguraron en un comunicado que guardan "muchas sorpresas" para el enemigo, entre ellas un arsenal de misiles antitanque B-29 y de un nuevo tipo de cohete denominado "Tandem", que estaría empleando contra los acorazados israelíes.
Israel confirmaba la muerte del primer militar fallecido durante la incursión terrestre y admitía que una treintena de sus soldados habían sido heridos.
Medios israelíes señalaban que al menos otros siete soldados habrían resultado heridos, aunque portavoces del Ejército del Estado Judío declinaron confirmar la información.
El balance de víctimas en Gaza que hacían fuentes médicas oficiales palestinas ascendía a más de 530 muertos y 2.600 heridos.
Desde que se inició la invasión terrestre israelí en la noche del pasado sábado, la mayor parte de las víctimas son civiles, señaló a Efe el director general del hospital Al Shifa, Hasan Jalaf.
Al menos 23 personas, en su mayoría civiles, murieron en las últimas horas en distintos bombardeos, trece de ellos en el barrio de Zeitún, en el sur de Gaza capital, cuando la vivienda de las víctimas fue blanco de un tanque israelí.
Las fuerzas israelíes han dividido Gaza en tres para evitar que las milicias reciban refuerzos, lo que impide el libre movimiento dentro del territorio a su millón y medio de habitantes.
Esa estrategia militar dificulta el trabajo de las agencias humanitarias y agrava la situación de la población civil.
El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, aseguró que se ha agudizado la escasez de alimentos debido a las dificultades para hacer llegar ayuda alimentaria al territorio palestino, que sigue sometido a un férreo bloqueo.
"Esta situación es una crisis humanitaria, no hay otra manera de decirlo, y se agrava a diario. Lo que hay que hacer es detener las hostilidades", dijo el responsable de Naciones Unidas en una conferencia de prensa.
Por ello lamentó que ambas partes hagan "oídos sordos a los llamamientos a un alto el fuego, tal y como demuestra que unos sigan tirando cohetes y los otros continúen con su ofensiva militar".


Ver comentarios