Islas griegas no son un paseo para inspectores fiscales
Desde el 9 de agosto, los servicios tributarios de Grecia realizaron verificaciones y auditorías en 11.232 empresas, concentrándose en las zonas turísticas. Bloomberg/La República
Enviar

Islas griegas no son un paseo para inspectores fiscales

 En tanto los griegos realizan su éxodo anual hacia las islas y aldeas para sus vacaciones de verano, hay un grupo que llega a esos lugares para trabajar: los inspectores fiscales.
En las dos semanas previas al 9 de agosto, los servicios tributarios de Grecia realizaron verificaciones y auditorías en 11.232 empresas, concentrándose en las zonas turísticas donde las infracciones son desenfrenadas, dice el ministerio de Finanzas.
Los controles apuntaron a restaurantes, clubes y bares, tiendas de suvenires y otros negocios orientados al turismo en áreas como el centro de Atenas y las islas de Santorini y Rodas.
Al tiempo que se encamina hacia el tramo final para cerrar un tercer rescate financiero de sus socios de la eurozona, el gobierno de Alexis Tsipras está obligado a cumplir una promesa de reprimir la evasión fiscal, una de las razones que llevaron al país a solicitar un primer rescate en 2010.
El ministro de Finanzas suplente, Tryfon Alexiadis, se comprometió el 29 de julio a auditar todo, “desde los hoteles de lujo hasta la cantina más pequeña”. “Es como debería ser”, dijo Stavros Papayiannopoulos, de 52 años, que dirige una tienda de suvenires en Monastiraki, en Atenas central, vendiendo estatuillas cicládicas, copias de vasos antiguos, juegos de ajedrez con temas griegos antiguos, semejantes a piezas realizadas a partir de estatuas famosas como el lanzador de disco.
“Nosotros respetamos la ley, emitimos recibos y declaramos todos nuestros ingresos. Todos deberían hacerlo. No puede ser que una taberna emita sólo 100 recibos habiendo atendido 500 mesas”.
Los inspectores fiscales no siempre son bienvenidos. En la isla de Rodas, un equipo fue recientemente acosado y obligado a irse con escolta policial al tratar de verificar si los vendedores en un festejo eclesiástico estaban emitiendo recibos, informó Ekathimerini.
A los funcionarios griegos les ha costado enfatizar que los males financieros del país, que derivaron en el cierre de los bancos por tres semanas el mes pasado y en restricciones sobre los retiros de efectivo para los habitantes, no afectarán la temporada turística.
El turismo representa 17% del producto interno bruto en un país que se debate por salir de su peor regresión desde la Segunda guerra Mundial. En los cinco meses previos a fines de mayo, el ingreso proveniente de los visitantes avanzó 15% respecto de la cifra alcanzada un año atrás hasta 2.200 millones de euros (US$2.400 millones), dijo el banco central griego el 22 de julio.
Si bien los turistas con cuentas en bancos extranjeros están eximidos de las restricciones sobre los retiros de efectivo, el ministerio de Finanzas ha dicho que incrementará las verificaciones en centros turísticos muy visitados donde los ingresos no declarados en su totalidad y las transacciones en efectivo entre empresas pequeñas, a menudo familiares, son algo habitual.

Bloomberg


 

Ver comentarios