Inventor de canopy tiene derecho a cobrar “royalty”, según su abogado
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Darren Hreniuk, empresario canadiense inventor del canopy, tendría derecho de cobrar “royalties” sobre la actividad en nuestro país, una vez que se reactive la patente.

Dicha patente no vencería hasta octubre de 2018 y aún no estaría caduca, de acuerdo con Jorge Marín, abogado del empresario.

Así consta en un documento del Registro de la Propiedad Intelectual de Patentes y Marcas que compartió Marín con La República.

201706291236190.patente.jpg
Copia de certificación del Registro de la Propiedad Intelectual de Patentes y Marcas que indica que la patente vence hasta en octubre de 2018.

El permiso de explotación no ha caducado debido a que una reforma de la Ley de Procedimientos de Observancia de los Derechos de Propiedad Intelectual en 2003 extendió el plazo de las patentes de 12 a 20 años, con el fin de homologarlo con parámetros internacionales.

Aunque la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) alega que la patente caducó en enero de este año —como aparentemente lo certifica el Registro Nacional de la Propiedad—, Marín argumenta que el plazo se cuenta a partir del otorgamiento de la patente y no desde la solicitud.

La patente fue otorgada a Hreniuk en 1998, pero hizo la presentación de los documentos en 1997.

“El Registro de la Propiedad debe rectificar, porque se expone a consecuencias administrativas muy graves”, espetó Marín.

De acuerdo con el abogado, dicha institución certifica información falsa que es aprovechada por Canatur.

Por el momento ninguna de las dos partes está dispuesta a ceder, y Hreniuk recomienda a los operadores negociar con él, pues una vez reactivada la patente, recupera el derecho de cobrar los “royalties” sobre la explotación del canopy.

El empresario cobraría $10 de "royalty" por cada turista nacional y $15 por extranjeros a las operadoras de canopy.


Ver comentarios