Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



MAGAZINE


¿Intoxicado de información?

Melissa González [email protected] | Miércoles 18 mayo, 2011



¿Intoxicado de información?
Con la llegada de las nuevas tecnologías parece ser que las personas reciben más información de la que son capaces de procesar, un fenómeno llamado “infoxicación”

A diferencia del pasado, en la actualidad las personas reciben toneladas de información de una forma rápida, constante y sin esfuerzo, esto gracias al incremento de nuevas tecnologías que facilitan esa tarea.
La televisión, Internet, redes sociales y el teléfono celular, son algunas de ellas, y aunque para muchos esta facilidad es positiva, para otros puede ser todo lo contrario.
Para el físico Alfons Cornellá, director del sitio infonomia.com, quienes no son capaces de procesar tanta información se pueden llegar a intoxicar, por lo que en la actualidad se habla de “infoxicación”, un término acuñado por el psicólogo británico David Lewis, según explica en su sitio web.
Entre sus consecuencias están el estrés, la confusión, la superficialidad o la falta de atención, según publica el sitio elpaís.com
“Puede haber diferentes percepciones en torno a este tema que indudablemente están en concordancia con las expectativas de cada persona. La tecnología, especialmente el Internet y las telecomunicaciones, es un vehículo de transmisión social que permite al individuo comunicarse, conectarse con su medio y adquirir un sentido de pertenencia, y no cabe duda de que en algunas actividades humanas es un pilar fundamental y se vuelve imprescindible”, considera la psicóloga y consultora Shirley Garita.
Sin embargo, admite que tanto bombardeo de información puede resultar nocivo o “tóxico” para algunos de sus usuarios.
“Ya en países del primer mundo se han realizado estudios serios que confirman la aparición de una nueva adicción psicológica como es al Internet y a los celulares, y se ha observado que esta implica un síndrome de abstinencia comparable al que pasan los adictos a las drogas y el alcohol”, explica.
Ante esto Garita estima que este exceso de información podría hacer que muchas personas vean desmejoradas sus capacidades cognitivas, afectivas o conductuales.
“La ‘sobredosis de información’ que nos llega a diario, puede ser un factor de riesgo para desarrollar un trastorno de ansiedad, impulsividad, estrés, disminución de la capacidad de concentración y atención e incluso puede provocar fatiga y promover enfermedades asociadas al sedentarismo”, dijo.
La especialista resalta ante esto la importancia de supervisar a jóvenes y niños en el uso de las nuevas tecnologías.
Es importante además que recuerde que estas tecnologías bien manejadas y canalizadas, pueden ser sus grandes aliados.

Melissa González
[email protected]