Interlíneas tendrían variantes
Las mejoras en algunas paradas de autobús son necesarias. Marco Monge/La República
Enviar

Rutas podrían cambiar y tener nuevas paradas

Interlíneas tendrían variantes

Colocar señalización en zonas de parqueo prohibidas y modificar semáforos son parte de los cambios

Ninguna ruta está diseñada en piedra. Variar los recorridos para que los buses pasen por lugares que la gente necesita y mejorar los controles viales son parte de los complementos que se podrían ajustar tras los primeros días de funcionamiento.

201310072221190.n444.jpg
Colocar señales en zonas donde los carros no deberían parquear, modificar los tiempos de duración de algunos semáforos y establecer patrullajes de la Policía de Tránsito serían soluciones viables.

Las presas son inevitables, sin embargo, las intersectoriales cumplen con las expectativas de trasladar a la gente en menos de una hora entre las ciudades de la periferia.
Hacer que el bus pase por el Hospital México obligatoriamente en ambos sentidos entre la Uruca y Escazú fue el primer cambio presionado por los usuarios.
La modificación permitirá que más personas lleguen al centro médico sin necesidad de hacer transbordo o de tomar un taxi.
Algo similar ocurre en la ruta Goicoechea - Uruca, los pasajeros consultados por LA REPÚBLICA coincidieron en la necesidad de que el bus llegue hasta el Hospital México.
Proponer este tipo de cambios en las rutas es posible, los empresarios y el Consejo de Transporte Público todavía valoran mejoras a los trayectos con el objeto de cumplir —en la medida posible— las expectativas de los usuarios.
Otra modificación se aplicará en la frecuencia de los viajes durante los domingos que ya no saldrán cada hora, sino cada 30 minutos.
Por otra parte, los problemas viales son el principal obstáculo de las nuevas interlíneas.
Aunque la implementación de estas rutas contempla todo un plan de mejoras viales y demarcaciones para evitar que los buses se retrasen, en este sentido quedan mejoras pendientes.
Modificar la duración de algunos semáforos y colocar nuevos dispositivos de regulación de tránsito son parte de las enseñanzas que dejaron los primeros días de operación a los empresarios consultados por LA REPÚBLICA.
Marcar con línea amarilla en zonas donde no deben parquearse vehículos y colocar rótulos es fundamental para que los buses den un mejor servicio.
También se requieren mayores controles con los buses y taxis informales que obstruyen las paradas, principalmente en hora pico.
Las brigadas de tránsito ayudan a regular el paso de vehículos en intersecciones o cruces complicados, pero la labor de los oficiales también podría desahogar las zonas de parqueo prohibidas que impiden o complican el paso de los autobuses.
Operar por unos meses las tres intersectoriales de forma provisional ante el colapso de la Circunvalación, abre la oportunidad para que entren en funcionamiento las cuatro rutas restantes.
Aunque algunas están entrabadas por problemas legales, existe la posibilidad de que a finales de año se activen al menos dos servicios más.
El más próximo es el que unirá Moravia con La Valencia pasando por Tibás, Santo Domingo, San Pablo y Santa Rosa de Heredia.
La reparación definitiva del hundimiento en Circunvalación sería otro factor que determine si se puede activar otro servicio.
El viernes, cuatro empresas presentaron al Conavi las propuestas para poner fin a este problema que ocasionó el caos vial en San José.

201310072221190.n44.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]
@mavendanoLR


Ver comentarios