Enviar

Bocado

Sería ingenuo y poco inteligente creer que los problemas internos de este país se originaron en el gobierno de Laura Chinchilla


Iniciativas exitosas

Queremos destacar que más allá de las críticas frecuentes que recibe el gobierno de Laura Chinchilla, es necesario reconocer algunos logros alcanzados por su administración debido a su interés personal.
Lo primero será decir que estos miran hacia lo interno del país.
Vivimos en un universo cambiante en el que son muy importantes las políticas con el resto del mundo, pero un gobernante nunca debe dar la espalda a las políticas para lo interno y menos a las más perentorias necesidades de la población como aire no contaminado, agua potable y suficiente para todos, empleo (no en la burocracia estatal, por cierto), prevención y atención universal de las enfermedades, educación pública, seguridad e infraestructura.
Tenemos años de ver cómo por abandono o políticas equivocadas todo lo anterior se ha deteriorado. Modernizar no significa que la población tenga cada vez peor calidad de vida.
Por ello vemos como un acierto las mejoras en seguridad y la Red de cuido, que vino a fortalecer las acciones de entidades ya existentes e integró a diferentes actores públicos y privados de las comunidades potenciando recursos.
Al atender a niños y ancianos se atiende en general a los núcleos familiares y a las posibilidades de trabajar de las mujeres. Chinchilla presentó un proyecto al Congreso para que la Red de cuido se convierta en ley de la República.
Los homicidios bajaron llegando a 394 el año pasado, en comparación con los 527 de 2010.
Por otro lado, continuando las políticas de apertura comercial y apuesta a las exportaciones logró que estas aumentaran un 19%.
Crecieron las inversiones extranjeras directas y el empleo en el sector privado.
Le ha dado un respiro a la Caja mediante una mejor recaudación y control de gastos, aunque falte, entre otras cosas, acabar con la morosidad del sector privado y que las compras sean totalmente digitales para que patronos y asegurados puedan saber en qué y cómo se invierten sus dineros.
Siendo la primera presidenta en Costa Rica, fortaleció el papel de la mujer y esto no es tarea fácil en un país en el que la voluntad masculina sigue siendo mayoritaria porque la mayor parte de puestos de poder importantes, públicos y privados, son ocupados por hombres.
Hoy, sin embargo, la mayoría de candidatos a la presidencia ofrecen continuar con algunos de sus proyectos exitosos.
¿Falta mucho por hacer? Sí. Pero sería ingenuo y poco inteligente creer que los problemas se originaron en el gobierno Chinchilla. La realidad es que las más graves carencias internas de este país tienen décadas en estado de abandono o de ser mal manejadas.
En este sentido se deben reconocer esfuerzos y logros de la Presidenta de la República.


Ver comentarios