Inflación demasiado baja: desafío de Yellen
Janet Yellen, presidenta de la Fed, deberá enfrentar una causa de real preocupación porque está aumentando la posibilidad de un “golpe negativo” que conduzca a la economía a la deflación. Bloomberg/La República
Enviar

Inflación demasiado baja: desafío de Yellen

Uno de los primeros desafíos para Janet Yellen como presidenta de la Reserva Federal es generar suficiente inflación como para cumplir con la meta del banco central de 2%.
Los estrategas no han alcanzado ese objetivo durante al menos dos años y ahora están frenando el ritmo de sus compras de bonos.


La inflación de Estados Unidos subió a un ritmo de 0,9% durante los 12 meses que terminaron en noviembre, según la medida preferida del banco central. La última vez que los precios subieron a 2% o más fue en abril de 2012.
“Cada mes que pasa con la inflación atorada por debajo de la meta, crece la presión para que se aplique un plan para enfrentar el problema”, dijo Ethan Harris, codirector de investigaciones económicas globales en Bank of American Corp. en Nueva York. “Lentamente están reconociendo que este es un riesgo grave”.
Eric Rosengren, presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, dijo en un discurso del 7 de enero que una inflación demasiado baja puede ser “una causa de real preocupación” porque aumenta la posibilidad de que un “golpe negativo” a la economía conduzca a la deflación. Eso podría hacer que las familias posterguen compras al anticipar precios aún más bajos y que las compañías pospongan inversiones y contrataciones porque la demanda de sus productos disminuye.
Una inflación demasiado baja también significa más altas tasas de interés ajustadas a la inflación, lo que dificulta alcanzar un ritmo de crecimiento suficiente. “Además, una inflación persistentemente baja puede en teoría socavar la credibilidad del banco central”, dijo Rosengren, que disintió con la decisión de diciembre de reducir las compras mensuales de bonos en $10 mil millones.
Si la Fed anuncia un objetivo pero es incapaz de alcanzarlo en un tiempo razonable, algunos puede cuestionar su capacidad para hacerlo también en el mediano o largo plazo”.
Los funcionarios justificaron su decisión del 18 de diciembre de reducir las compras mensuales de activos a $75 mil millones citando mejoras en el mercado laboral lo que convenció a los inversores de que la reducción no constituía un ajuste de las políticas al extender también el plazo de las tasas de interés cero.

Bloomberg


Ver comentarios