Inflación interanual es la más alta en últimos dos años
Las variaciones en el precio de los combustibles y productos agrícolas continúan generando volatilidad en la inflación, aseguró el economista Alberto Franco. Esteban Monge/La República.
Enviar

La variación del índice de precios al consumidor (IPC) interanual llegó al nivel más alto en los últimos dos años: 1,64% y esto indica que la inflación continúa su proceso de normalización y que el Banco Central de Costa Rica va a tener que tomar acciones para que le permitan alcanzar la meta del 3%, según explicaron los economistas.


En abril, la variación mensual fue del 0,15% llegando a una inflación acumulada de un 0,70%, siendo los grupos de transporte y alimentos y bebidas no alcohólicas los que reportan los mayores aumentos.

De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, el 53% aumentó de precio, según los datos emitidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Entre estos sobresalen: electricidad, automóvil, gasolina, autobús urbano, aguacate y paquetes turísticos, así como las bebidas no alcohólicas, que mostraron un mayor efecto positivo en la variación del IPC.

Mientras que el tomate, cebolla y gas licuado figuran entre los que reportan un mayor efecto negativo durante abril.

“La inflación inició un proceso de normalización y es la interanual más alta de los últimos dos años y es de esperar que el Banco Central continúe aumentando la tasa de política monetaria, tal como lo ha venido haciendo del 1,75% al 2,50%”, manifestó Melvin Garita, economista independiente.

“Lo que se puede esperar es que la inflación va a seguir aumentando, pero no se saldrá del rango meta del Banco Central y esto se evidencia con los aumentos de la tasa de política monetaria y que esta tendencia continúe”, destacó Luis Diego Herrera, economista del Grupo Financiero Acobo.

“Las variaciones en el precio de los combustibles y productos agrícolas continúan generando volatilidad en la inflación de un mes al siguiente; la reciente alza en los precios de los combustibles presionará el indicador al alza, pero en junio, a raíz de la reciente caída en la cotización internacional, se verá el efecto contrario en el indicador”, aseguró el economista Alberto Franco.

El Banco Central viene haciendo hincapié en que la inflación subyacente (la medición de la evolución de los precios sin incluir productos muy volátiles como el combustible y la energía) presenta una trayectoria creciente desde el segundo semestre de 2016.

Además, la autoridad monetaria advierte de otros riesgos externos como la inflación mundial al alza, los posibles incrementos de las tasas de interés internacionales y limitaciones estructurales asociadas con el débil crecimiento de la productividad y la desigualdad en la distribución del ingreso mundial.


Ver comentarios