Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GLOBAL


Inequidad de mercado laboral golpea a coreanos jóvenes y viejos

Bloomberg | Martes 20 junio, 2017

Alrededor de un tercio de todos los coreanos en la fuerza laboral están relegados con trabajos temporarios. Bloomberg/La República


La tasa de desempleo de Corea del Sur del 3,6%, aunque en apariencia envidiable, enmascara un mercado laboral de dos niveles que está fomentando la desigualdad, y provocando ira y resentimiento.

No es de extrañar, entonces, que el presidente surcoreano Moon Jae-in haya puesto énfasis en los empleos y los salarios durante la reciente campaña electoral y en sus primeros meses en el cargo, describiendo las disparidades salariales y de riqueza como obstáculos para la creación de una "democracia económica".

Alrededor de un tercio de todos en la fuerza laboral están relegados a la condición de "no regulares", con trabajos temporarios, a menudo a tiempo parcial, por los cuales se paga alrededor de la mitad de los permanentes, y que tienen pocos beneficios, como el seguro social.
Acabar con esa brecha es esencial para reducir el alto nivel de desigualdad de ingresos en Corea del Sur, dijo el Fondo Monetario Internacional en un informe de marzo.

Quizás los más jóvenes se lleven la peor parte. El desempleo juvenil tocó un récord el año pasado antes de caer al 9,3% en mayo. Pero esa cifra también cuenta solo parte de la historia. Casi la mitad de quienes han conseguido empleo recientemente tienen trabajos no regulares, y la tasa de desempleo entre los graduados universitarios veinteañeros es más del triple de la tasa general.

Los veinteañeros ahora se refieren a sí mismos con ironía como la "generación sam-po", lo que significa que han renunciado a tres pilares de la vida, las relaciones, el matrimonio y tener hijos, debido a sus limitadas perspectivas de carrera. Sus frustraciones han ayudado a fomentar una creciente brecha generacional.

Sin embargo, los trabajadores de más edad enfrentan sus propias luchas. Muchos se ven obligados a "jubilarse" entrados los 50 años, al llegar a su apogeo de remuneración, pero relativamente pocos tienen importantes ahorros para el retiro. Por ello, aceptan puestos temporales y de menor paga, que generalmente carecen de beneficios. Los coreanos mayores de 66 años son los más pobres en esa franja etaria entre 30 países encuestados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Moon ha subrayado la importancia de convertir los puestos de trabajo no regulares en regulares, diciendo que ello inauguraría una era de "cero empleados no regulares". Durante la campaña también prometió crear 810 mil empleos en el sector público, y su Gobierno ya ha presentado un presupuesto suplementario de $9.900 millones que se prevé cree 110 mil empleos directos e indirectos.