Enviar
Inconstitucional la obligación de tener un seguro de salud

El juez federal de Virginia Henry Hudson declaró ayer inconstitucional una de las provisiones clave de la ley de reforma sanitaria de Barack Obama, una de las promesas más importantes por las que ha luchado en los dos primeros años de su Administración, que busca ampliar los seguros médicos a millones de estadounidenses al tiempo que se reducen los costes.
El juez de distrito Henry Hudson ha dictaminado a lo largo de 42 páginas que la obligación de que la mayoría de los norteamericanos adquieran seguro médico excede la autoridad regulatoria concedida al Congreso en la cláusula relativa al Comercio recogida en la Constitución. O lo que es lo mismo: es inconstitucional “obligar” a los ciudadanos a comprar un seguro médico.
La demanda la había presentado el fiscal general del Estado de Virginia, Ken Cuccinelli, y se espera que el caso vaya ahora al Tribunal Supremo de Justicia.
Varios Estados han promulgado leyes que invalidan en sus jurisdicciones algunos aspectos de la legislación que consumió el debate político en el primer año de la presidencia de Barack Obama.
El pronunciamiento del juez Hudson complica pero no hunde el proceso de reforma sanitaria de la Casa Blanca entre otras razones porque la provisión afectada no tiene que entrar en vigor hasta 2014 y para entonces puede que otro juez dictamine en contra ya que ahora se abre un proceso de no menos de dos años de apelaciones que con toda seguridad terminarán en el Tribunal Supremo.
En otras dos demandas un juez federal en Lynchburg (Virginia,) y en Michigan, han dictaminado que esa misma estipulación es legal. Un juez federal en Florida sopesa ahora la constitucionalidad del mandato de seguro médico individual en una querella presentada en forma conjunta por 20 estados.
“Esta disputa no es simplemente sobre regular el negocio de los seguros -o elaborar un sistema de cobertura sanitaria universal- sino sobre el derecho de las personas a elegir participar”, ha dicho Hudson en su sentencia.
En este momento existen casi otras veinte apelaciones a la ley de reforma sanitaria demócrata que siguen su curso en los tribunales. Dos de ellas ya fueron rechazadas. La opinión del juez Hudson, nombrado por el presidente George W. Bush, confirma la tendencia partidista que se está siguiendo en este caso. Los jueces nombrados por presidentes demócratas fallan a favor de la ley de Obama; los republicanos, en contra.
La legislación requiere que la mayoría de las personas adultas adquieran un seguro de salud antes de 2014 o que paguen una multa, y el juez dictaminó que ésta es una “expansión sin precedentes de las atribuciones del gobierno federal que no pueden sustentarse en la autoridad que tiene el Congreso para regular el comercio interestatal".
Algunos expertos consideran que la provisión declarada inconstitucional es un golpe muy grave y hacen la siguiente comparación: si a una banqueta de tres patas le quitas una, se derrumba. La obligatoriedad de tener seguro de salud es una pata importante de la reforma de Barack Obama.

Washington/EFE


Ver comentarios