Enviar
Recaudación es menor a lo que Hacienda se planteó cuando creó el tributo
Impuesto solidario alcanzó ¢2,6 mil millones
Propiedades con valor superior a ¢100 millones serán gravadas

Los ingresos por concepto del impuesto solidario aún no alcanzan el monto que el Ministerio de Hacienda se planteó cuando creó el tributo que grava las casas con valor superior a ¢100 millones.
A noviembre se habían recaudado ¢3,3 mil millones, de los cuales ¢2,6 mil millones corresponden a los pagos registrados en 2010. Este impuesto pretendía cobrar cerca de ¢12,5 mil millones por año para ser utilizados en el programa de erradicación de tugurios.
El año pasado poco más de 3 mil contribuyentes realizaron el pago, sin embargo, la lista contempla cerca de 10 mil personas con propiedades que superan los ¢100 millones, de ellos, la Dirección de Tributación había estimado que 500 aportarían el 70% del total a recaudar.
La proyección para este año es recaudar un mínimo de ¢2,6 mil millones, mencionó Francisco Fonseca, director general de Tributación.
Uno de los problemas que ha enfrentado el impuesto es que las sanciones que se acordaron son muy elevadas, estas pueden ser de cinco a diez veces el monto adeudado en caso de los que no cancelen el gravamen y de los que no reporten el valor real de la propiedad.
Por ello, en la reforma en discusión en el Congreso se acordó disminuir las sanciones por morosidad y homologarlas a las multas actuales impuestas en el Código de Normas y Procedimientos Tributarios, y así fomentar el pago del impuesto.
“La reforma presentada a la Asamblea Legislativa es para hacer más viable la gestión de cobro y la aplicación del régimen sancionador a quienes no han declarado o pagado lo que vencía en enero anterior y para hacer más viable toda la gestión de control tributario a nivel de omisos, morosos y fiscalización, pero todavía falta la votación en el Plenario”, dijo Fonseca.
Con la aprobación de esta ley, la Administración iniciaría un proceso de cobro para quienes no han cumplido con sus obligaciones vencidas, pero con la aplicación de un sistema sancionador más viable; de manera que el rendimiento del impuesto mejore y se aproxime a su potencial originalmente estimado, acotó Fonseca.
Si el proyecto pasa a ser ley de la República, las personas morosas tendrían 30 días naturales para regularizar su condición sin que tengan que pagar multas.
Otra situación que ha afectado el cobro es la dificultad para calcular el tributo. Este se basa en dos parámetros, uno según el manual de topografía constructiva y el otro es de acuerdo con la plataforma de valores que poseen las municipalidades, estas últimas en su mayoría están desactualizadas.
El impuesto tiene una vigencia de diez años, el pago es anual, pero la declaración que tienen que hacer los contribuyentes cubre tres años. El tiempo máximo para cancelar sin multas es hasta el 15 de enero de 2011.

Angélica Zamora
[email protected]


Ver comentarios