Logo La República

Lunes, 21 de septiembre de 2020



ÚLTIMA HORA


Importancia de brindar seguridad jurídica al inversionista sería la lección cara del caso de Crucitas

Redacción La República [email protected] | Miércoles 12 agosto, 2020 03:03 pm

Apretón de manos
Shutterstock/La República.


José A. Schroeder

Socio

Sfera Legal

La importancia de proporcionar la seguridad jurídica para cualquier inversionista extranjero en el caso de un contrato con el Estado costarricense, sería la lección cara de un litigio sobre la mina de oro de Crucitas, que está en su última fase.

La posición de Costa Rica en este arbitraje es que hubo un incumplimiento de las normas que regulan la protección ambiental que resultaron en la anulación de la concesión de la mina a la empresa Industrias Infinito S.A., y de esta manera pretende de escapar su responsabilidad.

Así falló la Sala I en 2010, afirmando la decisión del Tribunal Administrativo Contencioso del mismo año.

Lea más: Industrias Infinito contraataca

El problema es que en el mismo año 2010, la Sala IV determinó que no hubo vicio constitucional en relación con la concesión que había sido ratificada en 2008 por el Gobierno de Costa Rica, que declaró que el proyecto era de interés nacional.

Tanto la Secretaría Técnica Nacional Ambiental como el Ministerio de Ambiente y Energía por su parte también avalaron el proyecto.

Lea más: Defensa contra Industrias Infinito costará $1 millón

Infinito Gold Limited, la matriz canadiense de Industrias Infinito, está reclamando pérdidas de $321 millones por el cese del contrato en 2013 por parte de la administración de Laura Chinchilla, argumentando que en todo momento actuó de buena fe y obteniendo todos los permisos y cumpliendo todos los requisitos que uno a uno le fue pidiendo la República de Costa Rica.

Es posible que aún en caso de que Infinito Gold Limited gane el juicio la condena no sea de tal monto, pero puede ser una suma significativa, especialmente en momentos de una crisis fiscal casi sin precedente.

Costa Rica puede llegar a gastar hasta unos $10 millones en los costos legales del juicio, y aunque lo gane y se condene a Infinito Gold a pagar esos gastos es poco posible que se recuperen esos fondos ya que Infinito Gold no opera y no tendría activos para responder por esa deuda.

El fallo se espera en los próximos meses, de un litigio iniciado por Infinito Gold en 2014 en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, una dependencia del Banco Mundial.

Conozca más en sferalegal.com.


NOTAS RELACIONADAS






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.