Implementan cura contra la reventa
El Miami Heat es el primer equipo de la liga en implementar este sistema. Miami Heat/La República
Enviar

Donde haya negocio y dinero, siempre habrá personas dispuestas a succionar, como sanguijuelas, un poco o mucho de ese bien.

En el caso del deporte se da con la reventa de entradas, donde los precios se disparan para los eventos deportivos más importantes, esto en todos los rincones del planeta.

Sin embargo, la NBA realizó un gran cambio para la temporada venidera que tendrá el “tipoff” a mediados de octubre.

Específicamente el Heat de Miami implementó una nueva herramienta para recibir los boletos de sus aficionados. Los de Florida serán el primer equipo en la liga en utilizar entradas digitales únicamente.

“Sin teléfono celular no entras al American Airlines Arena”, aseguró Micky Arison, propietario del Heat, quien buscará disminuir la reventa de entradas que suele darse durante las horas previas al partido.

Ahora, será más difícil la transacción entre vendedor y comprador en las zonas aledañas al estadio.

A poco más de un mes para el inicio de la temporada, los fanáticos de Miami tendrán que empezar a asimilar la nueva forma de ingresar a su "casa", en la que solo podrán hacerlo a través de un teléfono móvil.

El equipo detalló en un comunicado que adoptó el sistema después de verificar que uno de cada tres seguidores utilizaba el boleto móvil en la temporada anterior. De todas formas, el billete sigue siendo transferible desde el teléfono.

El reciente cambio ya abrió el debate ante las diversas opiniones a favor y en contra.

Por un lado, los críticos se centraron en la falta de facilidad al momento de transferir la entrada y la pérdida del recuerdo físico que les dejaría el “ticket” impreso.

Por la parte positiva, esta nueva modalidad le permitirá al club tener una mayor, y más puntual, información sobre el fanático en cuestión, además de disminuir el fraude.

En el caso de que los seguidores deseen hacerse con el boleto, se barajó la idea de ofrecerlos por un costo adicional.


Esta medida intentará regular el mercado negro de boletos, ya que antes se imprimía el papel y se vendía fuera del American Airlines Arena. Ahora, esa reventa resultará más complicada de llevar a cabo.

Uno de los casos más extremos en la reventa de entradas se dio la temporada pasada en las finales entre los Warriors de Golden State y los Cleveland Cavaliers.

Un aficionado pagó $133 mil por dos entradas, según informó ESPN. La venta se hizo en el sistema de reventa autorizada Ticketmaster y las entradas pertenecían a un abonado de los de la Bahía, quien podría haber pagado un aproximado de $3 mil por cada una, por lo que su beneficio superaría los $100 mil, descontando los $17 mil en comisiones que se deja la página.

Según ESPN, el precio medio de las entradas para el quinto partido en el sistema de reventa autorizado rondó los $1.700, un 20% más que el precio original.
 

Ver comentarios