IAFA apoya retomar control de publicidad de bebidas alcohólicas
Las personas entre los 20 y 39 años muestran mayor consumo activo de bebidas alcohólicas y es precisamente este grupo etario el que sobresale en las listas de lesionadas o fallecidas. Shutterstock/La República
Enviar

Desde que en 2012 se modificó la Ley de Regulación y Comercialización de Bebidas con Contenido Alcohólico, el país ha presentado un aumento en el consumo, es por esto que el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) apoya la modificación para retomar el control de la publicidad.

El proyecto no solo busca la regulación y control de la publicidad relacionada con la comercialización de bebidas con contenido alcohólico, sino también las patentes para minisúper que las venden.

"Para 2012, la comisión que analiza los anuncios comerciales para la promoción de bebidas con contenido alcohólico se trasladó del IAFA al Ministerio de Salud, incorporando al mismo tiempo dos miembros de la industria de bebidas alcohólicas, que han venido jugando el papel de juez y parte”,  denunció Luis Eduardo Sandí, director ejecutivo del IAFA.

Situación que, según el IAFA, propició una mayor promoción de publicidad sobre bebidas y mayor disponibilidad del producto con contenido alcohólico en todos los medios de comunicación nacional, y por ende incidió en los datos de incremento de consumo en la población en general.

Es importante resaltar que son las personas ubicadas entre los 20 y 39 años de edad quienes muestran mayor consumo activo de bebidas alcohólicas y es precisamente este grupo etario el que sobresale en las listas de personas lesionadas que requieren tratamiento en centros de salud especializados o fallecen en accidentes de tránsito por conducir o acompañar a un chofer bajo los efectos del alcohol.

Al menos un 30% de los fallecimientos anuales en carretera se deben a la combinación del volante y el consumo de alcohol.

Por otra parte, en 2016 del total de adolescentes atendidos en el IAFA, un 91,3% refirió consumo de alcohol, lo que se entiende además por su fácil adquisición y severas consecuencias por el consumo a edades tempranas.

"Como parte de la prevención debemos restringir con normativa como la que se discute en este momento en la Asamblea Legislativa, para disminuir la carga de trastornos mentales, violencia doméstica, problemas académicos, consumo de otras drogas y dependencia, entre muchas de las consecuencias que provoca la ingesta de esta sustancia”, instó Sandí.

Ver comentarios