Enviar
Paso en Interamericana Norte fue reabierto el viernes en la noche
Hoteleros guanacastecos golpeados por colapso de vía
Cancelación de reservaciones se mantuvo por destrucción de vía en entronque con puente sobre Río Seco

La esperanza que los dueños de hospedajes tenían de aumentar sus niveles de ocupación este fin de semana largo se vio truncada por el derrumbe en la entrada al puente sobre el Río Seco en la Interamericana Norte, la cual fue reabierta ayer a las 6.30 p.m., informó la constructora Meco.
Los más afectados fueron los pequeños empresarios, aunque los grandes hoteles también sufrieron.
Uno de los casos más críticos fue el del Hotel Casa del Mar en Sámara, pues hasta el viernes por la tarde se habían cancelado reservaciones de 13 de las 17 habitaciones con que cuenta la empresa, es decir un 76% de la capacidad del hotel se vio afectado. Por esta situación la pequeña empresa estima que dejará de percibir $4 mil.
“A pesar de que les damos las alternativas de otras rutas, los turistas prefieren quedarse en San José o en los otros destinos a donde están y no venir a Guanacaste”, comentó Carolina Alvarez, gerente del hotel.
Otro ejemplo es el Hotel El Sueño Tropical en Playa Carrillo, el cual ha dejado de percibir $1.600 por anulación de la reserva para cuatro habitaciones.
El colapso de la vía llega en el peor momento, ya que los hoteleros esperaban un repunte de la actividad turística debido a que el lunes es feriado por ser día de la Virgen de los Angeles y por lo general en los fines de semana largos el costarricense tiende a viajar a destinos turísticos.
El Hotel Posada Matilori en Playa Sámara se suma a los complejos golpeados por el cierre del paso de la Interamericana Norte. Hasta ayer ese hospedaje tenía ocupada solo una de sus siete habitaciones. A última hora se cancelaron dos reservaciones; generalmente para un fin de semana largo a esa altura se tenía un mayor movimiento, confirmó Yorleny Durán, dueña del hotel.
Pero los pequeños empresarios no son los únicos afectados, el Hotel Flamingo Beach Resort & Spa, de 120 habitaciones, contabilizaba diez cancelaciones al mediodía del viernes.
Además, el ritmo de reservaciones para las semanas siguientes se detuvo sustancialmente desde que se produjo el colapso de la carretera.
“En la primera quincena de agosto pensábamos que iba a estar mejor la situación, pero con esto estamos muy preocupados, pues cada día dejamos de percibir miles de dólares”, comentó Donovan García, gerente general del hotel.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios