Hollywood y su adicción a la fruta prohibida
Enviar
CINE
Hollywood y su adicción a la fruta prohibida

La presencia de Apple en las películas de Hollywood es algo ya tan común como los finales felices, una relación idílica especialmente para la empresa tecnológica que jamás paga por los cameos de sus productos y encuentra en la gran pantalla su mejor escaparate.
La manzana, que durante siglos simbolizó la fruta prohibida, tienta ahora a los espectadores como logotipo de Apple entre las secuencias de “Fast Five”, “Rise of the Planet of the Apes”, “Transformers” o “Twilight”.

Entre 2001 y 2011, la marca Apple estuvo presente en más de un tercio de las películas que alcanzaron el primer puesto de la taquilla en EE.UU., según datos de la empresa de mercadotecnia Brandchannel, que indicó que en lo que va de 2012 ese porcentaje es ya de un 50%.
“Ninguna compañía ha tenido el alcance de Apple a la hora colocar sus productos en la pantalla”, aseguró a Efe el analista Abram Sauer, de Brandchannel, institución que hace una década creó los “Brandcameo Product Placement Awards”, galardones que domina Apple durante los últimos años.
Detrás de ese vínculo entre Hollywood y Apple no hay pagos desorbitados de facturas publicitarias sino un sistema de distribución eficaz para ofrecer los Mac y los iPhone a los rodajes, así como el hecho de que “muchos cineastas son fans” de esos productos, manifestó Sauer.
El jefe de Marketing de Apple, Phil Schiller, admitió en el juicio que enfrenta este mes a su empresa con Samsung por una disputa sobre el diseño del iPhone, que Hollywood siempre estuvo en el punto de mira de la compañía.
“Queríamos ver nuestros productos usados por estrellas en las películas y en las series de televisión”, dijo Schiller, que reconoció que tenían a gente encargada de facilitar que eso ocurriera.
Así, los Mac se han convertido en los ordenadores típicos de las películas a pesar de que en la vida real su cuota de mercado es minoritaria (un 15% en EE.UU.) frente a la omnipresencia del PC.
Solo en “Mission Impossible 4”, la marca Apple pasó más de cinco minutos en pantalla, una publicidad que hubiera costado a la tecnológica californiana más de $23,5 millones en caso de que hubiera negociado un contrato para tal fin, según cuantificó la empresa Front Row Marketing Services.
El dato es aún más significativo si se tiene en cuenta que Samsung, rival de Apple, fue el patrocinador oficial de ese filme. Algo parecido ocurrió con “The Girl With the Dragon Tattoo”, de Sony, cuyo PC Vaio fue eclipsado en el largometraje por la brillante manzana del Mac.

Los Angeles/EFE

Ver comentarios