Enviar
Demoras para entrada de nuevas empresas de celular despiertan inquietud de regulador general sobre sus subalternos
Herrero busca culpables de atraso en apertura
Lentitud es uno de cuatro argumentos expuestos en documento que justifica la investigación

Fernando Herrero tiene un pie fuera de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), pero antes de salir para incorporase como nuevo ministro de Hacienda, lanzó una repentina cruzada a lo interno de su institución para dar con los responsables del atraso que sufre la apertura del mercado celular.
En su mira están George Miley, superintendente de telecomunicaciones, y sus compañeros del Consejo de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), Carlos Raúl Gutiérrez y Maryleana Méndez, por supuestamente incumplir con los plazos para licitar a las tres empresas que competirán en el mercado de telefonía móvil.
El problema es que la apertura tenía que arrancar desde el 5 febrero; sin embargo, dos meses y medio después se encuentra trabada debido a que no se ha logrado resolver la asignación del espectro de microondas, esencial para que los nuevos competidores puedan ofrecer el servicio.
Entre los cuestionamientos de Herrero están que la Sutel detuvo por su cuenta el proceso de licitación a raíz de la investigación de un supuesto conflicto de intereses en contrataciones realizadas.
En ese sentido, critica que después del pronunciamiento que determinó la inexistencia de conflictos, tampoco se ha reanudado el proceso.
En otros puntos menores, destaca los “constantes” viajes de los responsables en la Sutel, lo cual no les ha permitido reunirse y resolver los asuntos operativos pendientes.
Sorprendido, Miley comentó que no ve razonamiento lógico en esta investigación. “Algún motivo tendrá Herrero, imagino que posee documentos e informes del Gobierno, o alguna denuncia formal”, comentó.
Respecto a los viajes, argumentó que las salidas de los miembros del Consejo fueron coordinadas, cortas y que entre los tres miembros, no han salido más de diez veces del país.
También, la medida de la Aresep sorprendió a algunos especialistas, quienes estiman que el accionar de la Sutel ha sido correcto y que el fondo del asunto pudiera ser otro, incluso la inconformidad con algunos miembros del Consejo.
El haber gestado la apertura en medio de una investigación como la realizada por la Contraloría y la Procuraduría, o carente de un aspecto técnico vital como lo son las microondas hubiera sido un error.
“Me parece que achacan errores inexistentes. Las denuncias para mí eran de tal gravedad que la Sutel tuvo de sobra la razón de detener el proceso. Por otro lado, los operadores privados amenazaron con que si el cartel no contenía el tema de las microondas, podía ser apelado posteriormente”, comentó Gerardo Fumero, especialista en telecomunicaciones.
El porqué ocurre a estas alturas y las razones por las cuales se da esta confrontación es difuso y lo que deja espacio es a pensar que algo no se ha hecho bien, consideró Juan Manuel Campos, presidente de la Cámara de Infocomunicación.
“Se nota una ecuación muy complicada. Lo que ha generado esta decisión es que los posibles inversionistas se alejen por el sentimiento de inseguridad jurídica”, agregó.
Entre tanto, en el Poder Ejecutivo es poco lo que ya se puede hacer. Oscar Arias y Laura Chinchilla, presidente y presidenta electa respectivamente, dijeron que la situación ya se escapa de sus manos.
“Quería que quedara listo todo el 8 de mayo, antes de dejar el Gobierno, pero decidí mejor dejarlo en manos de la próxima administración. De todos modos con estos atrasos no hubiera podido, hay que acelerar el paso, estamos perdiendo el tiempo”, adujo Arias.
Por su parte Chinchilla se mostró esperanzada en que la investigación se lleve a cabo de manera ágil y que en el Instituto Costarricense de Electricidad se resuelva cuanto antes el tema de las frecuencias de microondas, otro aspecto que está varando el proceso de apertura del mercado.

Daniel Chacón
Carlos J. Mora
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios