Juan Manuel Villasuso

Enviar
Martes 18 Mayo, 2010


Dialéctica
Hacia la sociedad de la información

El auge de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y en especial el vertiginoso desarrollo de Internet con sus múltiples usos y aplicaciones, ha acelerado y modificado los procesos para crear, acceder y distribuir la información y el conocimiento y para establecer vínculos y redes entre las personas en una nueva dimensión que es el ciberespacio.
El sociólogo Manuel Castells, considerado como uno de los más prolijos pensadores de la llamada “sociedad de la información”, ha dicho que este concepto atañe a un nuevo paradigma tecnológico que tiene dos expresiones fundamentales: una es Internet, que constituye una auténtica producción cultural, y la otra es la capacidad de recodificar la materia viva.
La sociedad de la información es una expresión de las realidades de una revolución científica y tecnológica que ha logrado comprimir en formatos digitales señales de vídeo, sonido y texto para la transmisión y el almacenamiento. La digitalización ha facilitado la integración y la convergencia de la computación, las telecomunicaciones y las técnicas informáticas para el procesamiento de datos.
En marzo de 2006 la Asamblea General de las Naciones Unidas, a solicitud de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, adoptó la Resolución (A/RES/60/252) que proclamó el 17 de mayo como Día Mundial de la Sociedad de la Información. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, enfatizó en ese momento la necesidad de facilitar conexiones a aquellos que aún no tenían acceso a las redes informáticas y de construir una sociedad de la información libre y segura “que sea un estímulo al desarrollo para toda la humanidad”.
En Costa Rica hemos avanzado en la construcción de la sociedad de la información, aunque de un modo desigual en las distintas ramas, sectores y regiones; y con una menor celeridad de la que hubiera sido deseable. También se ha carecido de una “estrategia país” para orientar tanto las inversiones como la formación de recursos humanos especializados en las disciplinas pertinentes. De igual manera se observan rezagos en materia de infraestructura y conectividad
No obstante, hay al menos tres iniciativas importantes que merecen destacarse. Una de ellas es la Fundación Omar Dengo, que desde mediados de los años 80 ha realizado una labor pionera trabajando con docentes y estudiantes en el campo de la informática educativa, convirtiéndose en un referente para muchas naciones de la región.
Otra es la Secretaría de Gobierno Digital, que a pesar de los muchos vaivenes institucionales a los que ha estado sometida, ha impulsado proyectos concretos como los concernientes a la obtención de la licencia de conducir y el pasaporte por medios electrónicos y ahora promueve el programa de compras estatales denominado Merlink.
Finalmente hay que mencionar el Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la Universidad de Costa Rica (PROSIC), que fue creado en 2005 y ha elaborado cuatro informes sobre diversas áreas concernientes al uso de las TIC en nuestro país. (http://www.prosic.ucr.ac.cr).
El más reciente de esos estudios fue presentado ayer lunes 17 de mayo. El documento muestra un panorama amplio sobre aspectos normativos, institucionales y regulatorios de las nuevas tecnologías, examina de manera detallada ámbitos de interés como la e-Justicia, el e-Ambiente y el teletrabajo; y ofrece datos recientes sobre el uso de Internet en los hogares, las empresas y las instituciones públicas.

Juan Manuel Villasuso