Futuro de Microsoft en teléfonos inteligentes se torna dudoso
La lógica es que Microsoft se mantenga en el negocio de los teléfonos con la esperanza de atraer a un grupo básico más pequeño de usuarios. Bloomberg/La República
Enviar

Futuro de Microsoft en teléfonos inteligentes se torna dudoso

 Para Microsoft Corp., aun los planes más reducidos en el área de los teléfonos inteligentes resultan probablemente demasiado ambiciosos.
Después de rebajar prácticamente todo el valor de la unidad de aparatos celulares Nokia que la empresa adquirió hace un año y recortar aproximadamente cuatro quintos de los empleados de Nokia, el máximo responsable ejecutivo Satya Nadella volverá a concentrarse en un número más pequeño de aparatos celulares para tres grupos de personas: usuarios de empresa, clientes conscientes de los costos y amantes de Windows.


La lógica es que Microsoft se mantenga en el negocio de los teléfonos con la esperanza de atraer a un grupo básico más pequeño de usuarios –ser un actor de nicho. Es una estrategia que Nadella manejó con cierto éxito en el caso de las tabletas Surface.
De todos modos, hasta eso significará un reto. El iPhone de Apple Inc. y los aparatos celulares con el sistema operativo Android de Google Inc. son dominantes entre los clientes que quiere Microsoft. En cuanto a los entusiastas de Windows, ese grupo ya demostró ser pequeño.
La historia está plagada de fabricantes de teléfonos que trataron de recuperarse de pérdidas de cuota de mercado y terminaron manteniéndose a flote o hundiéndose más, desde BlackBerry hasta el propio Nokia, que en su momento fue el mayor fabricante de aparatos celulares.
Aunque Microsoft deje de lado su objetivo de tratar de ser un actor grande, el resultado más probable es que continúe perdiendo cuota, lo cual obligará a la empresa a dejar el negocio en no demasiado tiempo, dijeron los analistas.
“Da la sensación de que se están descorriendo las cortinas”, dijo en una entrevista Will Stofega, director de programa en la firma investigadora de mercado IDC. Él estima que la cuota de mercado móvil de Windows pasará desde un 3% hasta cero en el plazo de un año. “La perspectiva no es buena”.
En un memorando a los empleados este miércoles anunciando los recortes de empleo, Nadella se comprometió a seguir a rajatabla. “Estoy empeñado en seguir con nuestros dispositivos de origen, incluidos los teléfonos”, escribió.
La empresa espera fabricar sus propios teléfonos durante los dos próximos años como mínimo, dijo una persona al tanto de los planes de Nadella que pidió mantener su anonimato dado que los planes no son públicos.
Microsoft tratará de desplegar sus fortalezas en los mercados que ha elegido, como la seguridad corporativa y el software de colaboración para clientes empresariales.
En lugar de proponerse vender la mayor cantidad de teléfonos posible, Microsoft se concentrará en tres categorías: teléfonos para empresa, modelos de alta gama y teléfonos con valor como el Lumia 520 que, con más de 25 millones de unidades vendidas, es el dispositivo más exitoso de la empresa.
“Todavía no está abandonando sus propios dispositivos ni Windows Phone, pero me parece que es algo inevitable”, dijo Jan Dawson, analista principal en Jackdaw Research.
Microsoft lanzará uno o dos modelos de teléfono al año en cada una de las tres categorías, reduciendo un negocio que actualmente saca un modelo por semana si se cuentan todas las versiones ajustadas para diferentes geografías y operadores, dijo la persona al tanto de los planes de la empresa.
La compañía también abandonará relaciones con operadores y países donde no ha tenido éxito, dijo la persona, si bien continuará vendiendo teléfonos portátiles en los Estados Unidos debido al tamaño y la significación del mercado.


Bloomberg
 

 


Ver comentarios