Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 18 Mayo, 2015

Futbolín, futbolito, campeona-tico

No voy a negar como “liguista”, que ganarle a Justin, y clasificar a la final del torneo de verano en el Ricardo Saprissa con lleno total, luego del absurdo insulto de David Guzmán a Óscar Ramírez, llegando hasta el banquillo del timonel rojinegro, a “advertirlo” del “vendaval morado”; causa un gusto extra.
Ya para mí el campeonato terminó. Había que sacar a Saprissa de la final y se logró. ¿Demasiado fanática?… ¡Sí!
Más allá del irracional fanatismo, resulta absurdo que Saprissa no esté en la final, o que no sea ya el Campeón Nacional del Torneo de Verano… Como fue injusto y absurdo que, en el Torneo de Invierno, ocurriera exactamente lo mismo que en este de Verano.
Entiendo que los señores (no hay señoras, el fútbol es un asunto de hombres y punto) de la UNAFUT alarguen los torneos para “hacer plata”. Privilegian el dinero por sobre lo deportivo. Me dirán que hay que pagar planillas, buses, estadios, personal administrativo, seguridad…, es posible que así sea; sin embargo, esa mentalidad impide la excelencia.
Un campeonato en el que, el equipo que más puntos obtuvo al terminar la etapa de clasificación, queda eliminado, imposibilitado de disputar la final; un campeonato con 12 equipos, de los cuales algunos no tienen estadio, ni afición, no pueden pagar planilla, a los que hay que, programar partidos de día, porque no tienen estadios con iluminación…es subrealismo.
Como esa corriente literaria, nuestro “realismo mágico futbolero” asombra. Para colmo de males, horas antes de esa “final adelantada” (LDA-S) transmiten partidos del Campeonato Europeo de Clubes…La sensación de pequeñez de “nuestro” fútbol aumenta exponencialmente.
Con un arbitraje malo durante el torneo. Sancionan, hasta el mejorcito de nuestros árbitros por errores imperdonables; con un calendario absurdo que castiga a los clubes que participan en el torneo regional, agendan juegos cada tres días, canchas sintéticas que lesionan gravemente a los jugadores; con entrenadores que rotan por diferentes clubes en un mismo torneo, jugadores que negocian a espaldas de sus patronos y alguna prensa deportiva poco crítica, complaciente con algunos mediocres dirigentes y agresivos jugadores de fútbol… más bien extraña, que cada cierto tiempo aparezca algún jugador de fútbol con condiciones excepcionales, bueno, en el marco de nuestra realidad.
A riesgo de imitar a una colega, permítanme “pontificar”, respetuosamente: señores de la UNAFUT, deberían cambiar ese formato de campeonatos. Exigir calidad a los clubes, calendarizar los torneos pensando en el buen espectáculo, en los compromisos de las selecciones, en los jugadores, y en la plata, ¿por qué no? (¡sí, sí cajita blanca, como diría el Machaco¡)… ah, y como la imitación debe ser completa: señores del Saprissa, su institución, su afición, los adversarios, ¡el fútbol nacional! merecen un DT que promueva otros valores, más allá de “lumpennización”… ¡Amén!

Iris Zamora