Enviar
¿Funcionan los quemadores de grasa?


La única manera efectiva y sostenible de perder el sobrepeso es siguiendo un plan nutricional y un programa de ejercicios, sin embargo, mucha gente se obsesiona por adelgazar y no tiene la fuerza de voluntad suficiente para eso. Lo más fácil es encontrar algún producto milagroso, de los que se ofrecen en el mercado que queme la grasa sin esfuerzo.
Entre los innumerables métodos a disposición como las vendas frías, los electroestimuladores, los masajes reductivos, los corsés de yeso y muchos más, se cuenta con una gran variedad de medicamentos, igualmente ineficientes y a veces riesgosos, como los depresores del apetito, los laxantes, los diuréticos y los quemadores de grasa.
Los quemadores de grasa (“fat burners”), son una serie de sustancias, la mayoría naturales, conocidas también como lipotrópicos o productos termogénicos.
La sustancia más popular que se encuentra en estos quemadores de grasa es la efedrina producida a partir de una hierba llamada efedra o ma huang.
La efedrina tiene los mismos efectos que una hormona que el cuerpo produce que se llama norepinefrina. La acción de esta sustancia se relaciona con un aumento en la liberación de la grasa desde los depósitos adiposos del cuerpo, aumentando los ácidos grasos libres en la sangre. A la vez aumenta la frecuencia cardiaca, la fuerza de contracción del corazón, la producción de calor en el cuerpo y la tasa de metabolismo.
Los estudios han demostrado que la gente que toma esta sustancia pierde un poco más de peso que la que toma un placebo pero no en la proporción que la publicidad garantiza. La efedrina es más efectiva si se combina con la cafeína.
La FDA (U.S. Drug and Food Administration) ha reportado numerosos eventos adversos en personas que toman suplementos que contienen efedrina. Estos efectos secundarios son taquicardia, arritmias, temblor, sensación de ansiedad, mareos, insomnio, dolor de cabeza y aumento en la presión arterial. Esto último en personas hipertensas puede causar derrame cerebral y hasta la muerte.
La próxima semana continuaremos con el tema.
Ver comentarios