Franco-alemanes buscan solución a crisis
Enviar
Franco-alemanes buscan solución a crisis

Los dirigentes alemanes y franceses se reunirán esta semana para trazar un plan corregido para el euro en momentos en que el Grupo de los Ocho mostró desacuerdos sobre la estrategia de rescate, Grecia avanzó tambaleante hacia una posible salida y el déficit de presupuesto de España se profundizó.
l ministro de Economía de Alemania Wolfgang Schaeuble por primera vez analizará la moneda de 17 naciones en una reunión con su recién designado par francés, Pierre Moscovici, en Berlín hoy conforme los líderes de la Unión Europea se preparan para celebrar una cumbre en Bruselas el 23 de mayo.
Luego de tres encuentros más breves en la última semana, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés François Hollande intentarán equilibrar el deseo de Francia de reactivar el crecimiento con la preferencia alemana por el recorte de gastos.

“Todos estamos muy complacidos de que Francia quiera ofrecer nuevas iniciativas con su presidente recién electo”, declaró ayer Schaeuble en una entrevista con el diario Bild am Sonntag. “El gobierno alemán está dispuesto a hablar de cualquier cosa”, agregó Schauble, aunque descartó las medidas que podrían elevar la deuda.
Los líderes del G-8 el 19 de mayo instaron a Grecia a permanecer en la zona euro en tanto las encuestas realizadas en el país mostraron resultados parejos entre los partidos que apoyan y que se oponen al acuerdo de rescate de la UE. Mientras el país se prepara para una segunda votación el 17 de junio, la renovada preocupación por la zona de la moneda única se acentuó la semana pasada cuando España corrigió al alza su déficit 2011, al tiempo que el costo de su endeudamiento se acercó a los niveles que llevaron a rescates en Grecia, Irlanda y Portugal.
El euro cayó 3,5% frente al dólar estadounidense este mes y los mercados accionarios perdieron casi $4 billones debido a la preocupación por Grecia.
El 18 de mayo, Schaeuble dijo que las turbulencias podrían durar otros dos años. El rendimiento de los bonos españoles a diez años se aproximó al 6,27% la semana pasada.
El presidente Barack Obama coincidió con los dirigentes del G-8, incluidos Hollande y el primer ministro británico David Cameron, en apoyar un renovado interés en fomentar el crecimiento, poniendo de relieve el aislamiento de Merkel de Alemania, que mantuvo su oposición a aumentar el gasto. En la residencia de verano del presidente en Camp David, Maryland, los jefes de Estado del G-8 expresaron en su declaración final que “las medidas correctas no son las mismas para cada uno de nosotros”.
En momentos en que los mandatarios de la UE se preparan para su cena informal, el primer ministro francés Jean-Marc Ayrault declaró a Libération que no debe descartarse ninguna solución posible en lo referente a Grecia. Los dirigentes no deberían excluir medidas como préstamos del Banco Central Europeo al Estado, señaló.

Bloomberg

Ver comentarios