Fórmula Uno sin rey
Lewis Hamilton aguantó los embates de Sebastian Vettel para quedarse con la victoria en el Gran Premio de Estados Unidos.JIM WATSON-AFP/La República
Enviar

Fórmula Uno sin rey

Victoria de Hamilton atrasa definición del título para Interlagos

La Fórmula Uno visitó Estados Unidos después de cinco años de ausencia en esas tierras y ante la improvisación, surgió el británico Lewis Hamilton para convertirse en el invitado inesperado en el Circuito de las Américas, en Austin, Texas.
El piloto de McLaren logró su vigésima primera victoria en Fórmula Uno y a la vez fue el intruso en la lucha que mantienen el alemán Sebastian Vettel, segundo ayer y el español Fernando Alonso, tercero por la corona.
Este resultado hace que el título mundial se decida hasta la última jornada, el próximo fin de semana en Interlagos, Brasil, donde Vettel solamente necesitará ser mínimo cuarto para lograr su tercer título consecutivo.
El arranque en Texas tuvo a Vettel dirigiendo el grupo, tranquilo, mientras su compañero Mark Webber adelantaba a Hamilton y se colocaba segundo; atrás Alonso —que ganó un puesto ante la sanción de Felipe Massa por sustituir la caja de cambios de su Ferrari— no dudó en arriesgar y en los primeros compases, con una curva ciega a la izquierda tras una fuerte subida, avanzó tres puestos, al superar a los alemanes Michael Schumacher y Nico Huelkenberg, y al finés Kimi Räikkönen.
En la vuelta cinco, Hamilton se la cobró a Webber y lo pasó para irse a la caza de Vettel, que se defendía sin grandes problemas en esos momentos, aunque en el giro 17 el inglés rodaba a menos de un segundo del alemán. Fue el mismo momento en que el australiano se retiró por problemas en el alternador, cediéndole la tercera plaza a Alonso.
El británico presionaba marcando vueltas rápidas provisionales y en la vuelta 42 superó a Vettel, que contraatacó en el tramo final de la prueba, pero no logró recuperar la primera plaza y entró a seis décimas del inglés en la meta de Austin.
La segundo plaza de Vettel, con la vuelta más rápida, en un minuto, 39 segundos y 347 milésimas, le dio a Red Bull el tercer Mundial de Constructores consecutivo para la escudería austríaca, un nuevo título en el haber del inglés Adrian Newey, el diseñador estrella de la Fórmula Uno.
Pero el título Mundial de Pilotos se definirá en Brasil, donde el asturiano para ser campeón tendría que subir a lo alto del podio y que Vettel no mejorase un quinto puesto; ser segundo y que el alemán no supere la octava plaza; o acabar tercero y que el 'pequeño Kaiser' no supere el décimo.
De lo contrario, el próximo domingo en el Autódromo Jose Carlos Pace de Sao Paulo un tercer título consecutivo de Vettel, con 25 años y 145 días, pulverizaría el récord de Ayrton Senna, que capturó en 1991 su tercera corona a los 31 años y 213 días.
El suspense está servido en Sao Paulo.

201211190012470.a11.jpg

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

 


 

Ver comentarios