“Food bloggers”
Foto con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

En mi experiencia, no sé de un solo periodista de prensa escrita en este país que esté capacitado en gastronomía a un nivel en donde entienda lo que es la ejecución de una técnica de corte, cocción, textura o montaje de un plato, entre otras cosas, y esto es una pena.

El tema es controversial. Tiene su lado positivo y negativo. Hoy en día lo que tenemos de sobra —y para cualquier nicho de mercado— es una serie de “bloggers gastronómicos”, “influencers” y “foodies” para todos los gustos.

Entre toda la variedad solo puedo recomendar que encontremos cuál nos representa en cuanto a nuestro estilo de vida socioeconómico. Todos crecimos con percepciones muy distintas en torno a lo que consideramos como delicioso, de calidad, de buen tamaño, de buen precio y ambiente, entre otros aspectos.

Tampoco debemos pretender que lo que leemos de alguien a quien invitaron a comer vaya a ser la experiencia que vamos a recibir cuando decidimos tratar de vivir lo que nos describieron.

Los “influencers” que dan opiniones desfavorables a una particular experiencia que tuvieron en un determinado momento en un establecimiento, son muy irresponsables.

Se debe entender que lo correcto es que si se posee una plataforma importante para comunicar sobre comida, esto no es lo mismo que probarse un sombrero o unas botas.

Todos los restaurantes tienen sus días, no importa qué “tan reconocidos” sean.

A mí una vez me salió un cabello en un restaurante de tres Estrellas Michelin, que ha sido numero uno del mundo en el ranking de los mejores, lo notifiqué, se disculparon, me cambiaron el plato, pagué mi cuenta completa y la vida continuó con perfecta normalidad.

Para criticar positiva o negativamente y con objetividad la visita se debe dar dos o tres veces mínimo. Hay mucho trabajo detrás de esto como para venir de manera soberbia a simplemente opinar.

Por otro lado agradezco y sí aplaudo a los “influencers” que en buena onda visitan un lugar y si les es agradable lo publican en sus redes y no andan pidiendo nada a cambio.

Esos dan mas credibilidad y después el propietario puede tener un detalle de agradecimiento hacia ellos o hasta pueden hacer llegar a algún acuerdo a futuro.


José Salom

Gerente de la sede de San José

Instituto Politécnico Internacional  


GastroMundo
Ver comentarios