Enviar
Flexibilidad y estiramiento


La flexibilidad es la propiedad de los tejidos del cuerpo que determina hasta donde llega el movimiento de una articulación sin lesionarse.
Tener una flexibilidad normal es poder hacer todos los movimientos en la totalidad del rango normal y óptimo.
Una flexibilidad normal es importante para un buen rendimiento y desempeño en el deporte y el ejercicio, así como para disminuir el riesgo de lesiones.
Tanto la poca flexibilidad como su exceso más bien disminuyen el desempeño deportivo y aumentan el riesgo de lesionarse.
La flexibilidad depende en gran parte de la genética, del sexo (las mujeres son más flexibles que los hombres), de la edad pues cada año que pasa vamos siendo menos flexibles, del estado emocional ya que la tensión nerviosa o la ansiedad la diminuyen. También influyen el frío, la hora del día o si estamos o no en buena condición física.
La flexibilidad se puede entrenar con ejercicios de estiramiento.
El estiramiento consiste en alargar suavemente los músculos para relajarlos y que mantengan ese alargamiento por un cierto tiempo para que mejore nuestra flexibilidad.
Deberían estirar siempre las personas poco flexibles. El estiramiento no es necesario en la gente con excesiva flexibilidad excepto en aquellos grupos musculares que se encuentren acortados o presenten algún tipo de desbalance.
Se debe estirar siempre después de calentar, nunca antes y después de la sesión de ejercicio, excepto si esta fue muy intensa o prolongada o existe mucha fatiga muscular.
Todos los instructores de los gimnasios conocen bien una buena rutina de estiramiento y deberían enseñársela a todos sus clientes.
La próxima semana mencionaremos las diferentes técnicas de estiramiento, sus ventajas y desventajas.
Ver comentarios